Hace unos días les dije que Singlutenismo volvía a la carga llenito de novedades… Como algunos habrán visto, ya me pueden encontrar en Facebook. Pueden seguirme, y así no se pierden ninguna de las cosas que voy contando por aquí y las que voy viendo por toda la blogosfera (¡que no es poco!). Hoy vengo a contarles cosas de mi viaje más reciente a Italia. Sirva esto de preludio para la tertulia que estamos preparando: Sin gluten: viajando se pierden los miedos. Tendrá lugar el 14 de diciembre en el Medialab de Madrid. ¡¡Qué poco queda ya!! Para apuntarse sólo hay que mandar un mail a Foody. Tienen toda la información en el evento de Facebook que hemos creado. ¡¡Espero verlos a todos allí!! Aquí les dejo el cartel del evento, que una vez más me fue encargado, y que intenté hacer con todo mi cariño.viajando-se-pierden-los-miedos-singlutenismo

A mediados de octubre terminé (¡por fin!) mi proyecto final de carrera. Para quienes no lo sepan, en arquitortura arquitectura el proyecto no es un “trabajo final de carrera”, es un señor proyecto, como muy correctamente indica su nombre. Y con todas sus consecuencias: nada de ponerse todas las mañanas durante tres meses. No: hay que ponerse todos los días y bastantes noches durante un año (como mínimo), sufrirlo y pelearlo. Pero bueno, que se termina, eso está claro. La cuestión es que después de semejante año-paliza me fui de merecidísimas vacaciones de bajo presupuesto a Roma y Nápoles. Tengo la suerte de que Carlos va haciendo amigos por el mundo y se quedan repartidos en lugares tan geniales como Roma, que además son tan enrolladísimos y buena gente que nos reciben y acogen con los brazos abiertos para que nos quedemos en su casa cuanto tiempo haga falta. Vamos a obviar toda la parte de lo guay que es Italia y centrémonos en lo celiaquilmente molona que es. Una palabra: ¡¡impresionante!! Pero vayamos por partes, que esto es interesante…

roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

Tras mi viaje, la primera recomendación que haría sería irse con el mapa puesto de casa. La asociación de celíacos italiana tiene una completísima página web en la que incluyen un listado de restaurantes, pubs, pizzerías, hoteles y otros establecimientos por regiones. No puede ser más fácil. Lo que no se me ocurrió a mí fue más que anotar las direcciones. Mal: estando en casita, con calma (claro, yo tampoco tuve mucho tiempo para preparar este viaje…) y con el Google Maps, hay que hacerse un plano en el que se sitúen todos los lugares que nos interesen. Si tenemos un plano en papel (de una guía, o que podamos imprimir), mejor. Pero sino, se hace un plano en Google Maps en el que se van poniendo los “pinchos” de los lugares y ya está. Tenemos que tener en cuenta que lo más probable es que en el país de destino no tengamos Internet en el móvil, y por eso desaconsejo más esa segunda opción. Pero en fin, llegado el caso, se puede ir a una cafetería que tenga wifi gratis y consultar nuestro mapa. Como yo no hice esto, estando en casa de Federica (la amiga de Carlos), saqué capturas de pantalla de los planos en mi móvil y, aunque fue un poco más complicado, de algo sirvió.

roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

roma-napoles-sin-gluten-singlutenismoEn Roma estuvimos bastante por el centro, que es todo muy turístico. Así que los precios no eran especialmente económicos. De todas formas, para ser Italia y para lo bien que comimos, estaba bastante bien. La primera pizzería que visitamos estaba muy cerca del Campo dei Fiori. Se llama Voglia di pizza, en Via dei Giubbonari 33. Tenían una carta específica sin gluten con una gran variedad. Nosotros nos pedimos un calzone, que es una pizza a la que yo le tenía muchas ganas y que en Valencia no se consigue en ningún restaurante. Las pizzas las hacen con Schar y están bien de precio para la localización que tienen. 10€ es caro para una pizza en Italia (suelen rondar los 6€), pero, como digo, está muy bien situado para cuando se está haciendo turismo por el centro. Tienen cerveza sin gluten Green’s rubia, roja y negra, que es belga. Probé la primera y la última y las dos muy ricas. El problema fue el precio: cada cerveza (con o sin gluten) costaba seis eurazos. Y yo tan tranquila pidiéndome dos… ¡No comentan el mismo error! Por lo demás, todo un acierto de lugar. ¡La pizza exquisita!roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

Lo bueno de tener guía local cuando se visita una ciudad es que te lleva a lugares que no hubieras conocido como simple turista. Así fue como Federica nos llevó a la Gelateria Fatamorgana, en la que absolutamente todo es sin gluten. Así es: incluso los cucuruchos son sin gluten para todo el mundo. No cabía en mí de la emoción. ¡¡Por fin me iba a volver a tomar un auténtico helado italiano con su cucurucho casero y todo!! Nos atendieron con muchísima amabilidad. El chico que me atendió se lo pasó muy bien con toda mi emoción… ¡¡Ah!! Y precios normales de Italia: 1€ un sabor, 2€ dos sabores… Con el cucurucho lleno de helado hasta abajo y todo. ¡Qué delicia! Este lugar está en la Piazza degli Zingari. Sólo una cosa: no los busquen a primera hora de la mañana, que duermen. No recuerdo qué día de la semana era cuando yo fui, pero a las 12 de la noche estaban aún abiertos.Gelateria

Justo enfrente de esta heladería hay un negocio de cervezas. No es una cervecería porque no es realmente un bar, sino que te venden la cerveza para que te la lleves. También te la venden fría para que te la lleves puesta. No recuerdo el nombre del local (ni me lo apunté), pero saliendo de la heladería se ve a mano derecha, es un lugar chiquito. Y, por supuesto, tienen cervezas sin gluten. Si no recuerdo mal, tenían una de las dos españolas (posiblemente Ámbar) y la Mongozo, que es belga. Por supuesto no me iba a Italia a tomarme una cerveza española… así que me tomé la belga.

roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

Un día que se nos hizo bastante tarde (como las tres de la tarde, aproximadamente) fuimos a Sfizi Divini, en Via Veio 33. Está un poco menos céntrico, pero se llega en metro muy fácilmente (parada San Giovanni). Allí nos acogieron con la condición de que comiéramos rápido, que se iba. Eran unos chinos con un restaurante italiano que hacía unas pastas sin gluten deliciosas. Pedimos verduras a la parrilla y un plato de pasta cada uno. Un lugar muy rico, muy barato y muy amable. Estuvimos bastante más tiempo del que nos habían dicho, y aún así nos trataron muy bien. Hay que tener cuidado con el tema de los horarios: en Italia se come y se cena mucho más pronto que en España, y en los lugares menos turísticos eso se nota. Una parada de metro más allá, en Re di Roma, está Pompi, il regno del tiramisù. En esta ocasión no tuve tiempo de ir, pero en mi anterior viaje como no celíaca a Roma, mi amigo Cesare (que estaba de Erasmus allí) me llevó y ¡¡oh, cielos, qué maravilla!! Sin duda se llama “el reino del tiramisú” por algo. He averiguado que también tiene tiramisú sin gluten, así que si alguien va, ¡¡que no se lo pierda por nada del mundo!!

roma-napoles-sin-gluten-singlutenismoNuestra siguiente cena fuera de casa fue en el Trastevere, lugar hermoso y mágico donde los haya. Teníamos localizados dos lugares: Carlo Menta in Tastevere y Mama! Eat. Optamos por el segundo. El primero no tenía una carta sin gluten muy amplia y tenía una pinta de turístico que mataba. El segundo estaba lleno, pero de italianos. Mama! Eat es una cadena con locales en Roma (uno) y Nápoles (dos). Tiene carteles de “menú para celíacos” y “sin gluten” por todos lados, y diría yo que por la concurrencia de celíacos es bastante conocido. Estando allí, vi que, junto con la nuestra, sólo a mi alrededor había unas seis mesas de celíacos, todas ellas con cerveza sin gluten Ámbar. La carta sin gluten es prácticamente igual que la con gluten, aunque los precios en torno a 1€ más caros. Pedimos una pizza y una ensalada y nos quedamos encantadísimos con la calidad, la cantidad y el precio. La verdad es que fuimos un día y a una hora que estaba llenísimo. Nos tocó esperar a que hubiera una mesa libre y a la hora de traernos los platos tenían un poco de lío, pero con aclarar el tema fue más que suficiente. Un detalle: los platos sin gluten vienen servidos en platos de vidrio.roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

Mama! Eat nos gustó tanto que en Nápoles, nada más llegar, repetimos. Fuimos a lo seguro, y sin duda acertamos. En esta ocasión era mediodía y pudimos pedir el menú que, además, se nos quedó enorme. Nos pedimos el más barato, que tenía unas frituras de primer plato y unas pizzas de segundo. Incluía una bebida pequeña (de 20 cl.) y, si no recuerdo mal, el café. Nos pedimos un menú cada uno y nos sobró entre los dos casi una pizza. Nos lo pusieron en una caja para llevárnoslo y fue nuestra comida del día siguiente en nuestra visita a Pompeya. Por cierto: en Pompeya no encontramos nada sin gluten (aunque tampoco buscamos mucho ya que llevábamos la comida).roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

En Nápoles no teníamos ninguna casa amiga en la que quedarnos, así que nos fuimos a un albergue juvenil. En este caso, teniendo en cuenta que íbamos a estar pocos días y que comer pizza en restaurantes era bastante barato, no usamos la cocina del albergue. Pero está muy bien cuando se viaja con bajo presupuesto tener esta opción, para cocinarse uno sin que salga muy caro. Los supermercados de Italia están muy bien surtidos de cosas sin gluten: panes, pastas, galletas (dulces y saladas), bollería, salsas… Es tan sencillo como comprarse un paquete de pasta, ponerle cualquier salsa sin gluten de las que vienen preparadas en botes de vidrio, y ¡listo! Una comida rica y barata en poco tiempo.roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

Lo que más disfruté del viaje fue descubrir lugares que sin ser celíaca no hubiera descubierto. Tener un plano con restaurantes aptos me hizo recorrer la ciudad por lugares por los que un turista común no pasa, y comer en establecimientos realmente italianos y nada turísticos. Así fue como llegamos a la Pizzeria Oliva – da Concettina ai Tre Santi. Estaba llenísima. También nos tocó esperar para una mesa, pero ¡¡qué acierto!! Mientras esperábamos pudimos ver la locura de los motoristas napolitanos, descubrir auténticos palacios con patios y portones majestuosos, y mezclarnos con el napolitano medio como uno más de ellos. Comimos… madre mía, ¡¡cómo comimos!! Aún me saltan las lágrimas de la emoción cada vez que pienso en ese lugar.

roma-napoles-sin-gluten-singlutenismo

 Qué pizza más rica, qué lugar más auténtico, qué gente más agradable… Nos tocó cerca del pizzero y el horno de leña (que nadie se alarme: las pizzas sin gluten venían de otro horno de leña específico) y ver cómo el hombre trabajaba las masas, cómo se enojaba cuando una pizza salía mal, ver a las camareras que no daban a basto… Impresionante. ¡Ah! Y cerveza rubia sin gluten que, sino me equivoco, también era belga (y también muy cara).roma-napoles-sin-gluten-singlutenismoEn fin… Recordando el viaje para esta entrada me dan unas ganas de seguir de viaje por Italia… ¡¡Espero que a ustedes también!! Y espero verlos a todos en Madrid dentro de dos semanas. Contaremos esta y muchas cosas más… ¡Se nos va a hacer muy corto!

Para más información, consulta Roma sin gluten II.

[googlemaps https://www.google.es/maps/ms?msa=0&msid=214253992709746593580.0004fe7a89f98c8f44574&ie=UTF8&t=m&ll=41.899466,12.47858&spn=0.051108,0.137157&z=13&output=embed&w=800&h=400]

Showing 13 comments
  • Begoña Herrero Herrero
    Responder

    ¡¡Os habéis puesto las botas!!

    Mi hijo estuvo en Roma hace un par de años y llevaba un plano con varios restaurantes señalados,como tu dices. Lo que pasa es que al ir en grupo (era un viaje de fin de curso) no pudo “catar” nada mas que uno.

    Le estoy animando para que se apunte a la charla del día 14, que seguro que le vendrá muy bien.

    Un beso

  • FAMALAP
    Responder

    Pedazo viaje gastronómico!!! ésto lo guardo como oro en paño, para mi hijo, que cuando me descuide, se marca un viaje con los amigos!!

    En nada, nos vemosssss
    Bicos

  • tartasingluten
    Responder

    Guapa!!! en primer lugar, felicidades ya eres ARQUITECTA!!!! lastima que ya termine mi casa , y como dicen todos los que se han construido su propia casita primera y ultima vez!!!!pero siempre podré recomendarte a mis hijas!!!! en segundo , lugar decirte que unas vacaciones BIEN MERECIDAS!!!! que sabemos que has estado centra únicamente en ese proyecto!!! Y por ultimo , gracias por el pequeño tour gastronómico !!! será de buena ayuda para aquellos celiacos que visiten Roma y Nápoles .
    Un besazo!!!!
    Sandra

  • Celiaquitos.com
    Responder

    Que pena que no me avisaste que te hubiese recomendado sitios fantásticos, pero no ha estado mal donde has ido ;-) Italia siempre es fantastica para los celiacos

  • babel
    Responder

    Uaaauuu… vaya reportaje. Ya sois varios los/as blogueros que alabáis las facilidades para comer en Italia. Me alegra compartir dos cosas, buscar sitios glutenfree te lleva generalmente a conocer locales diferentes o auténticos, tanto en alta cocina como en la casera… Y que Ambar triunfa más allá de la piel de toro. De hecho, si esto alguna vez tiene cura o pastilla de 24 horas, no pienso dejar de tomar Ambar. Respecto a los precios abusivos de nuestras cervezas, pronto colgaré un local en Sevilla con Ambar a precio de derribo. Para que os podáis tomar 3 ó 4 jajajajajjaaj…
    Chao.
    Muy lindo el cartel.

  • celiacoalos30
    Responder

    Qué buenos recuerdos me trae de Roma!!
    anda que no comistéis ni ná!

  • Susana
    Responder

    Vaya crónica! Me encanta que hayas podido disfrutar de la gastronomía italiana.

  • crislomar
    Responder

    Hola, acabo de llegar de Roma, gracias, por toda la información, tan solo advertir que Sfizi Divini, ya no existe al menos en ese lugar, ahora hay un asiático que no entienden nada de español y además no tienen comida sin gluten. Finalmente comimos justo en frente a un restaurante de y para italianos que no tienen comida sin gluten pero nos comimos un buen entrecot con ensalada.

    • Dany Faccio
      Responder

      Hola! Cuando yo fui a Sfizi Divini ya eran japoneses, hablé con ellos en italiano y me hicieron pasta sin gluten. Igual no os entendisteis, en ningún momento dije que hablaran español. En cualquier caso, muchas gracias por tu comentario, lo anoto como observación para que la gente vaya sobre aviso :)

pingbacks / trackbacks
  • […] viene maravillosamente emplatado. ¡Ah! Y la cerveza que sirven es una belga que probé también en Italia. El precio varía entre los 10 y los 15€ por persona, dependiendo de si hay postres, de lo que se […]

  • […] tiempo de comentar los nuevos lugares que descubrí en este viaje además de los lugares de los que ya hablé en su momento. Ahora mismo me gustaría aprovechar para hablar un par de cosas importantes que me traje: tres […]

  • […] Para más información, consulta Roma Sin Gluten. […]

  • […] tiempo de comentar los nuevos lugares que descubrí en este viaje además de los lugares de los que ya hablé en su momento. Ahora mismo me gustaría aprovechar para hablar un par de cosas importantes que me traje: tres […]

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto

Escríbeme para lo que necesites. ¡Te contestaré lo antes posible! :)

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

error: