[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1513297435078{margin-bottom: 0px !important;}”]Se han acabado las recetas, es tiempo de magia.

Papá Noel ya tiene casi todo a punto, los Reyes Magos repasan sus cartas y los Cocineros Magos hacen auténticas virguerías en las cocinas celíacas de todo el mundo.

No hay receta que se le resista a los Cocineros Magos, y ahora con los trucos de magia adecuados vosotros también podéis llenar vuestra cocina de “Bíbidi Bábidi Bu”.

Para hacer estas Navidades más especiales, os traigo unas galletas mágicas de cacao y jengibre.

Creedme, no están hechas para todo el mundo. Sólo son para aquellos más valientes que creen que en su mano está la posibilidad de que todo vaya mejor. Sólo darán poderes a quienes tengan dentro de sí mismos la semilla de creer en los sueños. Sólo están al alcance de quienes no se cruzan de brazos y se meten en la cocina para hacer de su vida celíaca y de la de su entorno algo más feliz.

Y sé que de esos hay unos cuantos por aquí, ¿verdad?

¿Eres tú? ¿Formas parte de los Cocineros Magos?

Entonces, esto es para ti.[/vc_column_text][vc_video link=”https://vimeo.com/247416127″][vc_column_text css=”.vc_custom_1513679152127{margin-bottom: 0px !important;}”]

Estas Navidades, Schär ha querido homenajear a los Cocineros Magos que día tras día hacen magia en la cocina. Para ello, ha preparado un vídeo súperbonito que podéis ver aquí y un concurso muy guay!! Para participar tenéis que mencionar en la publicación que encontraréis en este enlace quién es vuestro Cocinero Mago favorito y por qué. Entre los participantes se sortearán 10 lotes de productos Schär y un jurado elegirá el comentario ganador de un robot de cocina.

Tenéis tiempo de participar hasta el jueves a las 23:59, así que no lo dejéis estar!!

Os dejo con la fórmula mágica de las galletas![/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1513299845114{margin-bottom: 0px !important;}”]Ingredientes mágicos:

  • 100 g. de rocas volcánicas.
  • 150 g. de la fórmula secreta de esencia de unicornio.
  • Una cucharadita de polvo de hadas.
  • Media cucharada de tierra de África.
  • Media cucharadita de tierra de América.
  • Media cucharadita de tierra de Asia.
  • La punta de una cucharadita de tierra de Europa.
  • La punta de una cucharadita de tierra de Oceanía.
  • Media cucharada de escamas de dragón.
  • 55 g. de lágrimas de elfos.
  • 40 g. de sabia de roble.
  • 55 g. de corteza de roble.
  • 50 g. de nieve del ártico (para rebozar).
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-magicas-sin-gluten-singlutenismo-5.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1513300322289{margin-bottom: 0px !important;}”]Preparación:

  1. Batir bien las lágrimas de elfos con las escamas de dragón y la sabia y la corteza de roble.
  2. Agregar la esencia de unicornio, el polvo de hadas y la tierra de los cinco continentes a través de un aro mágico y unificar.
  3. Añadir las rocas volcánicas y amasar con las manos hasta obtener una masa.
  4. Con las palabras mágicas Sacabolus Modelus dar forma de bola a las galletas mágicas.
  5. Someter las bolas durante 30 minutos al conjuro Frigus Frigoríferus.
  6. Cubrir las bolas de nieve del ártico.
  7. Llevar a la boca de un dragón de 160 años durante 15 minutos.
  8. Dejar estabilizar durante 10 minutos y pasar a una rejilla.
  9. Guardar en un cofre y velar hasta la mañana siguiente.
[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1513679211250{margin-bottom: 0px !important;}”]Ingredientes no mágicos:

  • 100 g. de chocolate para postres troceado.
  • 150 g. de Mit It! Universal de Schär.
  • Una cucharadita de impulsor (la encontramos como “levadura” química).
  • Media cucharada de cacao en polvo.
  • Media cucharadita de canela.
  • Media cucharadita de jengibre molido.
  • La punta de una cucharadita de clavo molido.
  • La punta de una cucharadita de nuez moscada.
  • Media cucharada de jengibre fresco rallado.
  • 55 g. de mantequilla blanda.
  • 40 g. de melaza.
  • 55 g. de azúcar moreno.
  • 50 g. de azúcar blanco (para rebozar).
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-magicas-sin-gluten-singlutenismo-9.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1513300485743{margin-bottom: 0px !important;}”]Preparación:

  1. Batir bien la mantequilla con el jengibre fresco, el azúcar moreno y la melaza.
  2. Agregar la harina, el impulsor y las especias con un tamiz y unificar.
  3. Añadir el chocolate troceado y amasar con las manos hasta obtener una masa.
  4. Con un sacabolas, dar forma de bola a las galletas.
  5. Meter la bandeja durante 30 minutos en el frigorífico.
  6. Rebozar las bolas en azúcar blanco.
  7. Hornear a 160ºC durante 15 minutos.
  8. Dejar reposar durante 10 minutos y pasar a una rejilla.
  9. Guardar en un tupper y esperar al día siguiente para consumirlas.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-magicas-sin-gluten-singlutenismo-3.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1513300545882{margin-bottom: 0px !important;}”]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1512933711922{margin-bottom: 0px !important;}”]Hace unas semanas os recomendaba cacharros de cocina para aprovechar el black friday. Es cierto que es una jornada (en realidad, es una semana!) muy orientada al consumismo y al comprar por comprar. Pero yo siempre he sido de esas personas que no compran si no necesitan.

Os voy a contar una anécdota: en mi segundo curso de la carrera, muy cerca de mi cumpleaños se me rompieron los auriculares de mi musiquito (mp3). El musiquito funcionaba perfectamente (aunque tenía sólo medio giga de memoria, pero me valía), sólo me tenía que comprar unos auriculares. Y lo iba posponiendo porque, aunque me gustaba escuchar música, en ese momento, de exámenes y todo eso, no era algo que me urgiera.

La cuestión es que llegó mi cumpleaños y mis amigos me regalaron un musiquito nuevo, como el mío, pero con un giga de memoria.

Os prometo que me quedé paralizada. No supe cómo reaccionar. Era un regalazo, las cosas como son, pero mi cabeza hizo un pequeño cortocircuito al ver que tenía en mis manos algo que ya tenía. Mis amigos, de hecho, se extrañaron y me preguntaron si es que no me gustaba. Y les dije que sí, que claramente me gustaba mucho y que se lo agradecía enormemente, pero que yo ya tenía un musiquito, que simplemente no le funcionaban los auriculares. Y ellos me dijeron que, bueno, puestos a comprarme unos auriculares, me compraban un musiquito mejor.

Soy de las que usan las zapatillas hasta, literalmente, romperlas. No me compro una pinza del pelo hasta que no pierdo la anterior (que, reconozcámoslo, es frecuentemente), y tengo ropa con más de 5 y 7 años. Mi móvil me juega malísimas pasadas, me hace sufrir y ser menos eficiente, pero a pesar de todo ello, como aún no se ha apagado definitivamente, no me compro otro (tampoco es que tenga el dinero suficiente para hacerlo).

La entrada del black friday estaba orientada a aprovechar una buena oportunidad de comprar eso que tanto necesitamos cuando tenemos un presupuesto ajustado. Porque sé muy bien lo que es ir guardando moneda a moneda en una hucha hasta que tenemos lo suficiente para eso que necesitamos. Y qué menos que aprovechar una oferta.

Pero la entrada de hoy va de algo muy diferente.[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-especiadas-sin-gluten-singlutenismo-6.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1512934147509{margin-bottom: 0px !important;}”]La entrada de hoy va de todos esos regalos que hacemos porque “tenemos que comprarle un regalo a…”. Esos regalos por los que, o nos rebanamos los sesos para encontrar algo original, bonito, barato y útil (todo a la vez), o acabamos comprando cualquier cosa innecesaria que, muy frecuentemente, se queda en un rincón.

Yo hace ya bastante tiempo que prefiero regalar experiencias y no cosas. Prefiero regalar una cena, unas entradas para el teatro o para un concierto, o una sesión de SPA. Sobre todo cuando la persona a la que le hago el regalo no necesita nada que yo pueda comprarle.

Y también regalo mi tiempo. Y no sabéis cómo lo disfruto.

Prepararle a alguien una cena y una tarta para su cumple es algo de cuyo proceso disfruto enormemente, imaginando la ilusión que le hará a esa persona. Pero es que además después comparto con ella un momento muy feliz disfrutando de ese regalo juntas y ese es el tipo de alegrías que me llevo a la cama por las noches.[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-especiadas-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1512934309991{margin-bottom: 0px !important;}”]Es por eso que hoy, con el puente acabado y la Navidad ya enfilada oficialmente, os propongo algo para estas fiestas.

Dedicad una tarde, de esas frías y oscuras, en las que las calles de la ciudad están abarrotadas de gente comprando, para pasar tiempo de calidad en casa con los vuestros. Os propongo que hagáis estas galletas en familia y disfrutéis jugando todos juntos.

Y si no tenéis con quién pelearos con la harina, haced las galletas en casa para regalar. Luego las ponéis en unas latas o paquetitos bonitos y las repartís entre vuestros seres queridos.

Y, mientras las preparáis, echadles todo el cariño del mundo, trabajad despacio y disfrutad de la ilusión de montar algo para alguien.[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-especiadas-sin-gluten-singlutenismo-7.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1512935776709{margin-bottom: 0px !important;}”]Ingredientes (para unas 20-22 galletas rellenas):

  • 130 g. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 55 g. de azúcar glas.
  • 1 huevo.
  • 250 g. de Mix C – Mix Dolci de Schär. Si tenéis problemas con el maíz, podéis usar perfectamente el Mix It! Universal.
  • Media cucharadita de impulsor (levadura química).
  • Una cucharadita de canela molida.
  • Media cucharadita de nuez moscada molida.
  • La puntita de una cucharadita de clavo de olor molido.
  • 40 g. de coco rallado.
  • 300 g. de mermelada sin tropezones.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-especiadas-sin-gluten-singlutenismo-5.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1512934846866{margin-bottom: 0px !important;}”]Preparación:

  1. En la picadora, picar el coco para hacerlo más fino. No es necesario que quede como harina, pero sí que los copos queden más pequeños.
  2. Mezclar con la harina, las especias y el impulsor y reservar.
  3. Batir la mantequilla con el azúcar glas.
  4. Cuando esté bien integrada, incorporar el huevo y seguir batiendo.
  5. Añadir la mezcla de harinas poco a poco e ir incorporando con una espátula y, cuando haga falta, con las manos.
  6. Cuando la masa esté integrada y lisa, dividir en dos, envolver en film transparente y dejar reposar en la nevera durante una hora.
  7. Sacar una de las masas de la nevera, estirar entre dos papeles de hornear con un grosor de 3 mm., poner en una bandeja, tapar con film y devolver a la nevera.
  8. Repetir el punto anterior con la otra parte de la masa.
  9. Sacar la primera masa de la nevera, cortar las formas de galletas sin agujero, poner sobre una bandeja con papel de hornear, tapar con film y devolver a la nevera.
  10. Repetir el punto anterior con la otra parte de la masa, sólo que haciéndole un agujero en el centro con un cortador más pequeño a cada galleta.
  11. Hornear la primera bandeja de galletas durante 15 minutos a 160ºC y, la segunda, durante 13 minutos a la misma temperatura.
  12. Dejar enfriar por completo sobre una rejilla y, una vez completamente frías, rellenar con mermelada.
  13. Espolvorear un poco más de azúcar glas por encima, empaquetar bonito y regalar.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-especiadas-sin-gluten-singlutenismo-10.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1512935792234{margin-bottom: 0px !important;}”]Recomendaciones:

  • Recién hechas, resultan un poco pastosas en boca, así que de un día para el otro están muchísimo más ricas. También se concentran mejor los sabores.
  • Podéis ponerle un poco más de cada una de las especias, si queréis. Tal y como están quedan aromatizadas pero suavecitas, muy agradables.
  • Para rellenarlas, les pongo una capa fina de mermelada primero y las tapo. Después, relleno el agujero con mermelada, aunque no hasta arriba del todo. Queda mucho mejor que ponerles mucha cantidad antes de taparlas.
  • Si las hacéis sin agujero, podéis ponerle esa capa inicial un poco más gruesa.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/galletas-especiadas-sin-gluten-singlutenismo-4.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1512935679787{margin-bottom: 0px !important;}”]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1509541816009{margin-bottom: 0px !important;}”]

Al final, la mayoría de las veces acabamos comiendo cualquier cosa que ni disfrutamos ni nos satisface porque pensamos que no tenemos tiempo.

Sé de lo que hablo: soy la primera que cuando he estado hasta arriba de trabajo he pasado larguísimas temporadas comiendo fatal. Cuando estaba haciendo el proyecto final de carrera llegué a pasarme varias semanas comiendo prácticamente todos los días lo mismo por no organizarme bien.

[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-16.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1509541895063{margin-bottom: 0px !important;}”]

Cuando viví en Varsovia no me quedó otra que aprender a organizarme. Tenía que comer todos los días en el trabajo y la mayoría de las veces las horas extra se extendían enormemente y llegaba a casa tardísimo. Así que el domingo por la tarde lo dedicaba a preparar tuppers para toda la semana y tenía la comida y la cena listos de lunes a viernes. El sábado por la mañana hacía compra y, si me hacía falta, dedicaba el domingo por la mañana a preparar pan o algo para el desayuno.

Os sorprendería la cantidad de comida que se puede preparar en una tarde. Y con tener espacio en la nevera y/o en el congelador para guardar tuppers, es suficiente.

El otro día, por ejemplo, preparé dos raciones de ñoquis con verduras en, literalmente, menos de 5 minutos, sacando fotos y todo. El truco reside en esta bandeja:[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1509541987336{margin-bottom: 0px !important;}”]Cuando hagáis la compra semanal de verduras, no hace falta ni que la guardéis en la nevera. Directamente la organizamos en una bandeja del horno, con papel para que no se pegue nada, y en media hora a 180ºC tenemos como mínimo 4 raciones de verduras listas.[/vc_column_text][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Trucos para la bandeja de verduras perfecta[/mk_ornamental_title][vc_column_text css=”.vc_custom_1509542367405{margin-bottom: 0px !important;}”]

  1. Elige verduras de cercanía y de temporada. Estarán más ricas, serán más baratas, contaminarán menos (porque recorren menos kilómetros) y apoyarás al negocio local.
  2. Mientras se calienta el horno a 180ºC, lava y trocea las verduras. Algunas de ellas requerirán más preparación. Por ejemplo, es recomendable salar la berenjena una vez cortada por la mitad y dejarla reposar. Tras unos 10 minutos soltará un líquido que podemos limpiar con una servilleta de papel y de esta forma no quedará tan amarga.
  3. Si tienes alguna verdura que se reseque mucho en el horno, como la berenjena, pon un recipiente con agua para que aporte hidratación.
  4. Llegará un momento en el que controles tan bien los puntos de cocción de las verduras que las trocearás en los tamaños adecuados para que se hagan todas a la misma velocidad. Pero esto se va adquiriendo con la práctica.
  5. Sitúa las verduras en la bandeja por grupos. De esta manera, si alguna se hace antes que otra podrás retirarla mas fácilmente.
  6. Puedes poner papel de hornear, una lámina de silicona o pintar con aceite la bandeja. Yo prefiero cualquiera de las dos primeras opciones, así el aceite no se quema durante tanto tiempo en el horno.
  7. Puedes salar y especiar las verduras al meterlas al horno, a mitad de horneado o ni siquiera hacerlo. Todo dependerá de para qué las vayas usar después. Yo siempre las hago sin nada de sal ni de especias y las aliño a mi gusto cuando me las voy a comer según el acompañamiento.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-2.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1509542591546{margin-bottom: 0px !important;}”]Con la bandeja de verduras lista, podemos organizar las raciones en tuppers para toda la semana y listo.

Yo, por ejemplo, recuperé un tupper con dos mitades de berenjena, unos espárragos y unos pimientos para hacer esta receta que os traigo hoy. Suelo tener varias cosas de fondo de armario, como pastas, arroces, legumbres en conserva y otras cosas más variadas como la quinoa, el sarraceno y el mijo. Así, cada vez preparo platos con diferentes opciones según me apetezca.[/vc_column_text][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Ñoquis con verduras sin gluten rápidos[/mk_ornamental_title][vc_column_text css=”.vc_custom_1509543692676{margin-bottom: 0px !important;}”]Ingredientes (para dos personas):

  • Dos raciones de verduras al horno.
  • Un paquete de ñoquis de Schär.
  • Un huevo.
  • Sal, pimienta y nuez moscada.

Preparación:

  1. Preparar los ñoquis en agua hirviendo según las indicaciones del paquete. Al meterlos al agua se hunden y tras dos minutos, cuando flotan, se pueden sacar del agua y escurrir.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-3.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-4.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-5.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-6.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1509542923126{margin-bottom: 0px !important;}”]
  1. En una sartén con aceite, añadir los ñoquis escurridos y las verduras troceadas y mezclar.
  2. Añadir sal, pimienta y nuez moscada al gusto y unificar.
  3. Incorporar un huevo, remover hasta que el huevo se haya cuajado y servir enseguida.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-8.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-9.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-10.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-11.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1509543120707{margin-bottom: 0px !important;}”]Recomendaciones:

  • Id variando las verduras según vuestros gustos, la verdad es que los ñoquis aceptan cualquier cosa!
  • Podéis ponerles leche o nata si queréis hacer una salsa más líquida e incluso queso parmesano rallado para darle un sabor delicioso.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-17.jpg” image_size=”full”][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/oquis-con-verduras-sin-gluten-singlutenismo-18.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1509543177980{margin-bottom: 0px !important;}”]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1506883998714{margin-bottom: 0px !important;}”]

En mi casa los cumpleaños siempre han sido motivo para grandes celebraciones. El cumpleañero siempre ha sido el gran homenajeado y ese día todo es muy especial para él. Durante una buena temporada, ese día se le llevaba al cumpleañero el desayuno a la cama. Y no era un desayuno así cualquiera, sino tenía de todo. Este momento pasó a ser tan especial que incluso en varias ocasiones se convirtió también en el momento de entregar los regalos. Por aquellos desayunos pasaron un montón de elaboraciones diferentes, pero una estrella recurrente eran las tortitas, que ya os conté en su día que en mi casa se llaman “escones escoceses“. Hoy os traigo una versión de tortitas con chocolate sin gluten que es absolutamente deliciosa. Además, aprovechando que es temporada de mangos, la he preparado con una salsa de mango, pero podéis hacerla con la fruta de temporada que más os guste.

Con estas cantidades salen unas 10 tortitas medianas. No os perdáis las recomendaciones al final de la entrada, porque os traigo unos trucos para que os salgan perfectas. Y así, aunque no sea vuestro cumple y queráis un domingo de desayuno en la cama con un libro o una serie, tenéis el plan perfecto :)

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-3.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-6.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Tortitas de chocolate sin gluten[/mk_ornamental_title][vc_column_text css=”.vc_custom_1506881254268{margin-bottom: 0px !important;}”]

Ingredientes:

  • 1 huevo L.
  • 250 g. de leche. También vale leche sin lactosa o vuestra bebida vegetal preferida.
  • 20 g. de azúcar moreno.
  • 8 g. de impulsor químico (comúnmente conocido como “levadura química”).
  • 25 g. de cacao puro sin azúcar.
  • 150 g. de Mix Pâtisserie o Mix C de Schär.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-8.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1506881271927{margin-bottom: 0px !important;}”]

Preparación:

  1. Batir todos los ingredientes juntos hasta obtener una masa homogénea.
  2. En una sartén antiadherente caliente poner un poco de masa.
  3. Cuando la superficie se haya cubierto de agujeritos, dar la vuelta y hacer por el otro lado.
  4. Retirar la tortita de la sartén y reservar en un plato.
  5. Repetir los puntos del 2 al 4 hasta terminar con toda la masa.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-7.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-2.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1506881291128{margin-bottom: 0px !important;}”]

Recomendaciones:

  • Podéis hacer la masa más o menos espesa en función de lo gorditas que queráis las tortitas. Para eso, poned un poco menos o un poco más de leche.
  • Si las hacéis muy finas, y dependiendo de vuestra sartén, es probable que necesitéis engrasarla para que no se peguen.
  • Podéis dejar reposar la masa en la nevera para que adquiera aún más consistencia, y quedarán las tortitas un poco más gorditas sin necesidad de ponerles menos leche.
  • Para que todas las tortitas os queden iguales podéis medir la cantidad de masa que ponéis cada vez. Podéis hacerlo con un cucharón de sopa pequeño, pero por mi experiencia lo más cómodo es medir con una cuchara de bolas de helado. Es muy práctico, cómodo y limpio.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-5.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-10.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Salsa de mango[/mk_ornamental_title][vc_column_text css=”.vc_custom_1506881318154{margin-bottom: 0px !important;}”]

Ingredientes:

  • 180 g. de mango maduro.
  • 60 g. de azúcar moreno.

Preparación:

  1. Trocear el mango en cubos no muy pequeños.
  2. Mezclarlo todo en una ollita y poner a fuego medio.
  3. Remover constantemente para que el azúcar y el líquido que va soltando el mango se vayan uniendo y formando la salsa.
  4. Cuando haya adquirido una consistencia viscosa, servir enseguida, que calentito está más rico.

Recomendaciones:

  • Podéis ponerle menos azúcar o no ponérsela directamente, pero no se formará tanta salsa.
  • Podéis usar otra fruta, pero que sea jugosa como unas fresas o unos frutos rojos. Con algo como un plátano no saldrá bien.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-9.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/tortitas-de-chocolate-sin-gluten-singlutenismo-4.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1506879973629{margin-bottom: 0px !important;}”]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1505066438816{margin-bottom: 0px !important;}”]

A pesar de que he vivido tres cuartas partes de mi vida en España, la influencia de mis orígenes argentinos en mi cocina es más que evidente. Es por ello que en Singlutenismo podéis encontrar cosas como el Pan Dulce que se come en Navidad, los Ñoquis del 29 y los Canelones al estilo argentino. Desde que me diagnosticaron, he ido adaptando muchas recetas que comía antes de ser celíaca, pero la que os traigo hoy es una que ni había intentado. La intentó mi abuela hace unos años, pero quedó bastante dura. Y nunca más lo probamos. Así que se puede decir que hacía más de 7 años que no comía esto. Pero, por fin, han llegado los pastelitos dulces sin gluten a mi vida!!

Es curioso cómo ciertas comidas nos transportan a ciertos momentos de nuestra vida. Estoy segura de que vosotros también tenéis el recuerdo de tomar un chocolate con churros una tarde lluviosa de invierno cuando erais pequeños. O de hacer galletas o alguna masa con la abuela. O de aquel roscón la mañana del día de reyes abriendo los regalos.

Los pastelitos dulces en Argentina son típicos de las fiestas patrias. Pero como en mi casa, en España, no celebrábamos de eso, los comíamos algún domingo un poco especial, como para el día de la madre o en el santo de alguno de nosotros. Eran uno de los dulces estrella de mi abuela Yoli y de su hermana la Quiquita, así que podéis imaginar la ternura que supone para mí esta receta y, sobre todo, volver a probarla.

[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-13.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1505067139217{margin-bottom: 0px !important;}”]

Cuando mi abuela hizo esta receta en su día, aún no teníamos unos hojaldres tan buenos en el mercado, así que experimentó como pudo. Hoy, no sólo os traigo la receta riquísima, sino que además os la presento en versión exprés: para cuando tengáis una celebración improvisada.

Veréis que no tiene mayor complicación. Os he preparado un paso a paso de cómo se hacen los pliegues para que no os perdáis, pero por lo demás, es muy sencillo todo!

En cuanto al dulce, podéis hacerlo de lo que queráis. Los típicos argentinos son o bien de dulce de batata o de dulce de leche. Pero podéis hacerlos de dulce de membrillo o de cualquier dulce casero que tengáis. Tened en cuenta, eso sí, que debe ser algo con una textura muy espesa y sin nada de agua suelta, porque sino se nos destrozará el hojaldre.

[/vc_column_text][vc_column_text css=”.vc_custom_1505068132066{margin-bottom: 0px !important;}”]Ingredientes:

  • Una lámina de Millefoglie de Schär.
  • Un poco de dulce. En mi caso, dulce de leche.
  • 50 gramos de agua.
  • 50 gramos de azúcar.
  • Un chorrito de ron, whisky o coñac (opcional).
  • Aceite (para freír).
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1505067610442{margin-bottom: 0px !important;}”]Preparación:

  1. Descongelar el hojaldre. Podéis hacerlo toda la noche en la nevera, 3 horas a temperatura ambiente o 5 minutos en el microondas en la función de descongelación. Lo mejor es la primera opción, pero si tenéis prisa, ya sabéis :)
  2. Con la ayuda de un rodillo, estirar ligeramente la masa para que sea más fácil de manejar.
  3. Con un cuchillo bien afilado o un cortador de pizzas, cortar cuadrados de aproximadamente 8 centímetros de lado. Pueden ser un poco más grandes, pero os recomiendo que no los hagáis más pequeños porque será mucha masa para muy poco dulce.
  4. Depositar un poco de dulce en el centro de la mitad de los cuadrados.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-2.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-3.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1505067738006{margin-bottom: 0px !important;}”]
  1. Pintar la masa alrededor del dulce con un poco de agua.
  2. Poner los cuadrados sobrantes encima para tapar el dulce girándolos 45º.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-4.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-5.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1505067837361{margin-bottom: 0px !important;}”]
  1. Presionar bien alrededor del dulce para sellar bien las dos masas con cuidado de que no salga nada y dándole una forma cuadrada al montículo de dulce que queda.
  2. En cada esquina del cuadrado anterior, poner un poquito de agua más.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-6.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-7.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1505067914703{margin-bottom: 0px !important;}”]
  1. Con el pastelito entre las manos, plegar las esquinas opuestas de la masa.
  2. Y repetir con las otras esquinas.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-8.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-9.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1505068359975{margin-bottom: 0px !important;}”]
  1. Depositar todos los pastelitos crudos en una bandeja y meter en la nevera para que adquieran un poco de consistencia.
  2. Preparar un almíbar con el agua, el azúcar y el alcohol hirviendo todo durante unos minutos hasta que se espese y reservar.
  3. Freír en abundante aceite caliente los pastelitos y escurrir bien en papel de cocina.
  4. Pincelarlos con el almíbar y servir.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-10.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/pastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo-12.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1505068402400{margin-bottom: 0px !important;}”]Recomendaciones:

  • Con un pastelito por persona es suficiente. Con estas cantidades salen 4 aprovechando bien la masa.
  • Los recortes no podemos volver a amasarlos para hacer más, ya que se pierde el hojaldrado.
  • Yo los frío de uno en uno en una ollita pequeña, y así no tengo que usar tanto aceite.
  • Se conservan bien en un tupper de un día para el otro a temperatura ambiente. Quedan blanditos.
  • El aceite debe estar caliente pero no humeante. De lo contrario, se quemarán enseguida. Podéis probar la temperatura del aceite echando un trocito de masa de los recortes.
[/vc_column_text][vc_column_text css=”.vc_custom_1515603233075{margin-bottom: 0px !important;}”]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1503772564990{margin-bottom: 0px !important;}”]

Ya sabéis que de un tiempo a esta parte me he aficionado a los desayunos. Siempre me han encantado, pero he vivido durante años en esa rutina de desayunar todos los días lo mismo, y el desayuno diferente estaba destinado a las ocasiones especiales. Pero eso se acabó: ahora empiezo cada mañana inspirándome de una forma diferente para desayunar. Comer algo que me gusta mucho es una cosa que me alegra mucho el día, así que ¿qué mejor que empezar cada día así? En los últimos meses no son pocas las veces que he me he preparado desayunos con avena, y muchos me habéis preguntado cómo la preparo. Así que he decidido recopilar en esta entrada tres maneras deliciosas y relativamente rápidas de comer avena para desayunar.

Antes de seguir, os quiero recordar que la avena en sí no tiene gluten, tal y como os expliqué en mi entrada sobre qué es el gluten que podéis leer haciendo clic aquí. No debemos olvidar que, aunque de por sí sea sin gluten, tenemos que encontrarla certificada en el mercado como tal. A pesar de ello, hay un pequeño porcentaje de celíacos a los que la avena, aún siendo sin gluten, no les sienta bien, por lo que nadie mejor que vuestro médico podrá valorar eso. Pero bueno, que ya os lo conté en detalle en su día y podéis ir a repasarlo cuando queráis.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Granola de avena[/mk_ornamental_title][vc_column_text css=”.vc_custom_1503763545769{margin-bottom: 0px !important;}”]

Una granola viene a sustituir los archiconocidos (y archiazucarados) cereales “de desayuno” de toda la vida. Lo interesante del asunto es que le podéis poner lo que os dé la gana, y aprovecho para deciros que ni siquiera hace falta que tenga avena. Para este ejemplo os explicaré cuál es la regla básica para hacerla con avena, pero que sepáis que podéis sustituirla por copos del cereal o pseudocereal que queráis o, incluso, hacerla sin cereal alguno.

Además, podéis encontrar varias granolas sin gluten en el mercado que están muy ricas, y debéis saber que rinden una barbaridad. Resultan bastante saciantes, así que con dos o tres cucharadas que desayunéis es suficiente si sois de hambre “normal”. La única pega que tiene la granola comprada es que no podéis personalizarla a vuestro gusto y que no podéis controlar la calidad de las grasas y la cantidad de azúcares que le ponéis.

Estas granolas de aquí abajo son de Quinua Real. He probado la de manzana y canela y la de cacao y coco, y ambas están deliciosas. Eso sí: siempre las como con yogur natural.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1503763652353{margin-bottom: 0px !important;}”]

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1503763673688{margin-bottom: 0px !important;}”]

Esta es, señoras y señores, una imagen de reconciliación. Durante los 6 meses que viví en México me di al mango, a la guayaba, a la guanábana y al mamey. Pero jamás probé bocado de la papaya porque su olor me producía un gran rechazo (me olía a vómito, vale??). El otro día una papayita me miró con ojos tiernos en la verdulería y se me ablandó el corazón. Así que me la traje a casa dispuesta a hacer las paces con ella. No es ni mucho menos mi fruta favorita. No me ha resultado muy dulce, no sé si tiene que ser así o la papayita de los ojos tiernos es una amarga. Pero está rica y ya no puedo decir que la aborrezca. Por cierto, el dolor de cabeza me ha dado un poco de tregua y esta tarde tengo fisio, a ver si me deja nueva!

Una publicación compartida de Singlutenismo (@singlutenismo) el

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1503764363333{margin-bottom: 0px !important;}”]

Pero si os la queréis hacer casera, es la cosa más sencilla del mundo y sólo tiene cuatro reglas básicas:

  1. Mezclad ingredientes secos e ingredientes húmedos en una relación 6:1. Es decir: mezclad copos, semillas y frutos secos en las proporciones y cantidades que queráis y a eso añadidle 1/6 de su volumen en grasa, azúcares e, incluso, clara de huevo. Podéis elegir los ingredientes que queráis y, en función de eso, tendréis una granola más o menos sana. Podéis usar aceite de coco o de oliva virgen extra, y mieles o siropes, e incluso no ponerle nada endulzante. La clara de huevo es, también, opcional, pero le dará un resultado mucho más crujiente a vuestra granola.
  2. Agregadle sabor extra. Podéis añadirle a vuestra granola otros sabores como canola, cacao, sal, nuez moscada, vainilla o cardamomo.
  3. Hornead a baja temperatura. Lo ideal es que nuestra granola se vaya secando y dorando poco a poco, así que hornearemos a unos 150ºC durante 40-45 minutos, hasta que tenga un color dorado bonito. Esto también dependerá de si habéis puesto azúcares o no. Habrá que remover con una espátula cada 15 minutos, para que se dore todo por igual, pero por lo demás el procedimiento es muy sencillo.
  4. Incorporad las frutas al final. Aunque le hayamos puesto frutos secos como nueces o almendras crudos al principio, si queremos poner otras frutas como pasas, orejones y, en general, frutas desecadas, lo ideal es que lo hagamos después del horneado. De esta manera, no se quedarán resecas.

Una vez lista vuestra granola, podéis guardarla en un bote hermético e ir comiendo poco a poco. Dependiendo de los ingredientes que hayáis usado y de la humedad ambiental, durará más o menos, pero como mínimo debería conservarse una semana sin problemas.

Podéis comerla como queráis. Mi forma preferida de hacerlo es con un yogur natural y una ración de fruta fresca. Lo mezclo todo en un bol y listo! Un desayuno rápido y delicioso.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Porridge de avena[/mk_ornamental_title][vc_column_text css=”.vc_custom_1503764557345{margin-bottom: 0px !important;}”]

El porridge viene a ser una especie de papilla que se hace con los copos de avena. Podemos hacerlo con agua (cosa que no he probado nunca, he de decir), con bebidas vegetales o con leche. Consiste en cocinarlo todo junto removiendo suavemente hasta que el líquido suelte el hervor. En ese momento, apagamos el fuego y dejamos reposar durante un minuto y ya está listo para comerlo.

La proporción básica para hacer una ración de porridge es de 240 gramos de líquido por 40 de avena, pero en realidad depende un poco de la textura que queráis conseguir. Para mí, si la voy a consumir en el momento, esta es la proporción perfecta. Pero ahora en verano resulta bastante agobiante comerse el porridge en caliente, así que me lo preparo la noche de antes y me lo como fresquito por la mañana. En este caso, lo hago con unos 260 gramos de líquido, ya que al enfriarse y al estar en reposo va absorbiendo poco a poco más líquido.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1503764657901{margin-bottom: 0px !important;}”]

Bien de fruta para un día intenso, que llega más visita superguay hoy 👏👏👏👏😄😄😄😄

Una publicación compartida de Singlutenismo (@singlutenismo) el

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1503764675550{margin-bottom: 0px !important;}”]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1503764775165{margin-bottom: 0px !important;}”]

Para comerlo, no tenéis más que servirlo en un bol con fruta de temporada y, si queréis, frutos secos. Fresquito o calentito es toda una delicia!

Y os cuento un truco añadido: he notado que tras un día agotador, cenar un porridge calentito con calma me ayuda a relajarme y a descansar mejor por la noche. Probadlo y me contáis :)

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1503764805363{margin-bottom: 0px !important;}”]

Tengo que empezar a prepararme el porridge la noche de antes, que por la mañana me puede el hambre y acabo comiéndomelo caliente 😅

Una publicación compartida de Singlutenismo (@singlutenismo) el

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1503764837688{margin-bottom: 0px !important;}”]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Tortitas de avena[/mk_ornamental_title][vc_column_text css=”.vc_custom_1503776614624{margin-bottom: 0px !important;}”]

Esta receta es rápida, fácil y sana a partes iguales. Para esos días en los que nos apetece comer unas tortitas o hacer el desayuno un poquito más especial, si cabe, van genial. Podéis usar avena o copos de avena. Podéis molerlos o no, de tal manera que si no los moléis no os quedarán tan esponjosos y lisos como las tortitas clásicas, pero tendréis un desayuno riquísimo igualmente.

Y lo que os decía: el procedimiento no puede ser más sencillo. No tenéis más que batir un huevo con un plátano, 5 o 6 cucharadas de avena (o harina) dependiendo de si las queréis más finas o más gordas y 5 cucharadas de leche o bebida vegetal. Después, hacéis las tortitas más o menos grandes en una sartén vuelta y vuelta con cuidado de que no se os peguen, y listo. Podéis ponerle trozos de chocolate de más de un 70% de cacao o directamente cacao puro en polvo para hacerlas chocolatosas. También le podéis agregar canela, vainilla o lo que queráis para darle un saborcito.

Vamos, que tenéis un montón de variaciones para hacer y no aburriros nunca :)[/vc_column_text][vc_column_text css=”.vc_custom_1503765040248{margin-bottom: 0px !important;}”]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text]

¿No os pasa que a veces hacéis una receta de tarta o algo dulce para una ocasión especial y luego estáis toooda la semana comiendo la tarta? Al final la ocasión especial se convierte en “la semana especial” y luego llega otra celebración más y vamos saltando de semana en semana con las comilonas y las tartas. En las familias grandes es más difícil que pase: cuantos más sean para la tarta, antes se acaba. Pero cuando sois pocos en casa y queréis daros un homenaje sin hacer de aquello una rutina, puede que se nos vaya de las manos. Yo por eso cada vez hago tartas más pequeñas. Ya hace tiempo que me compré los moldes de 15 centímetros de diámetro que dejan preciosas unas tartas altas de capas (como la de calabaza o la de chocolate y nata) que dan para unas 10 o 12 raciones (que ya es bastante). Y con este mismo molde he hecho este lemon pie sin gluten pequeñito, para 4-6 personas. Con las mismas cantidades se puede hacer en el molde de 20 centímetros, y os quedará la base del bizcocho un poco más bajita.

[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lemon-pie-sin-gluten-singlutenismo-11.jpg” image_size=”full”][vc_column_text]

Y es que aquí reside la gracia de esta tarta. Con la misma receta base podéis hacer una tarta con una capa de bizcocho más bajita o más alta, dos tipos de cremas diferentes y el decorado de merengue que más os guste. Yo os voy a contar la forma que le he dado yo y dónde habría que introducir qué cambios para obtener otras versiones. La receta original es de mi abuela (ya sabéis, ¡éxito asegurado!) y yo sólo la he desglutenizado y probado las diferentes variables.

[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lemon-pie-sin-gluten-singlutenismo-7.jpg” image_size=”full”][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Bizcocho[/mk_ornamental_title][vc_column_text]Ingredientes (para un molde de entre 15 y 20 centímetros):

  • 40 g. de azúcar blanca.
  • 100 g. de mantequilla blanda.
  • 8 g. de vinagre de manzana.
  • 1 yema.
  • 120 g. de Mix Pâtisserie – Mix C de Schär.
  • 4 g. de impulsor químico o “levadura” de repostería.
  • La ralladura de medio limón grande (unos 3 gramos).

Preparación:

  1. Calentar el horno a 200ºC.
  2. Engrasar un molde desmoldable de 15, 18 o 20 cm. de diámetro, según lo alto o bajo que queramos el bizcocho.
  3. Mezclar el azúcar con la mantequilla hasta que se hayan integrado perfectamente.
  4. Agregar el vinagre, la yema y la ralladura y batir bien.
  5. Incorporar la harina con la levadura tamizadas y mezclar bien lo suficiente para que se integre la harina.
  6. Con la ayuda de una espátula, repartir la masa por el molde y, si queremos, subirla por los laterales del recipiente.
  7. Hornear a 200ºC durante 15 minutos.
  8. Una vez hecho, sacar del horno y reservar.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lemon-pie-sin-gluten-singlutenismo-10.jpg” image_size=”full”][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Crema de limón[/mk_ornamental_title][vc_column_text]Ingredientes (para un molde de entre 15 y 20 centímetros):

  • 200 g. de leche condensada.
  • 1 yema.
  • 1 clara.
  • 60 gramos de zumo de limón.
  • La ralladura de medio limón grande (unos 3 gramos).
  • Una pizca de sal.

Preparación:

  1. Batir la clara a punto de nieve junto con una pizca de sal y un chorrito del zumo de limón y reservar.
  2. En otro recipiente, batir la leche condensada con la yema, el zumo de limón y la ralladura.
  3. Incorporar a esta última mezcla la clara con movimientos envolventes y con cuidado de que no se baje.
  4. Si queremos una textura similar a la de unas natillas, poner la mezcla en un cazo y cocinarla durante unos 5 minutos a fuego medio, hasta que la crema cambie de textura. Si queremos una textura similar a un mousse, omitir este paso.
  5. Echar la crema encima del bizcocho hecho y meter al horno a 200ºC durante 20 minutos.
  6. Sacar del horno y dejar enfriar por completo dentro del molde sobre una rejilla.

Recomendaciones:

  • Lo ideal es elaborar esta crema en los 15 minutos en los que tenemos el bizcocho en el horno. De esta manera, el bizcocho no tendrá que esperar mucho hasta que le echamos la crema.
  • La crema que podéis ver en las fotos es tipo mousse, sin el cocinado del punto 4. Queda muy ligera y puede que os sobre un poquito dependiendo del tamaño del molde.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lemon-pie-sin-gluten-singlutenismo-12.jpg” image_size=”full”][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Merengue y decoración[/mk_ornamental_title][vc_column_text]Ingredientes:

  • 1 clara.
  • 40 g. de azúcar.
  • Un chorrito de zumo de limón.
  • Una pizca de sal.

Preparación:

  1. Batir todo junto a punto de nieve hasta obtener un merengue firme.
  2. Poner el merengue en una manga pastelera y decorar la superficie de la tarta.
  3. Meter al horno con el grill encendido al máximo durante unos segundos, hasta que veamos que se empieza a dorar, y sacar inmediatamente para que no se queme.

Recomendaciones:

  • Lo ideal es preparar el merengue cuando la tarta ya se ha enfriado del todo.
  • Podéis cubrir toda la tarta de merengue o ponerlo sólo por trozos. ¡Como queráis!
  • También podéis repartir el merengue con una espátula y hacerle dibujos con una cuchara, un tenedor o un palillo.
  • Si tenéis un soplete de cocina en casa, podéis utilizarlo para caramelizar el merengue en lugar de meterlo al horno.
  • Si queréis hacer la tarta más grande, no tenéis más que duplicar o triplicar todas las cantidades :) Para el típico molde de 26 cm. desmoldable tendréis que hacer el triple de receta.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lemon-pie-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][vc_column_text css=”.vc_custom_1515603392139{margin-bottom: 0px !important;}”]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text]

Estoy decidida a quitaros el miedo a la pasta fresca. En mi casa toda la vida se ha hecho la pasta fresca. Concretamente, mi abuela y mi tía abuela hacían tallarines. Y cualquiera que sea invitado a las casas de mis hermanos a comer pasta se encontrará con una ración de pasta recién amasada. El mundo de la pasta fresca es interminable, y lo mejor es que es facilísima de hacer una vez controlamos ciertos parámetros. La receta de pasta fresca sin gluten que os traigo hoy es un tanto particular. Va perfecta para la forma de lacitos sin gluten que os propongo, pero necesitaría unos ajustes para hacer tallarines con ella, por ejemplo. También iría genial para la pasta rellena, por cierto.

[/vc_column_text][vc_column_text]

Lo único que quizás se le podría “echar en cara” a la pasta fresca es que, según la forma que le vayamos a dar puede resultar más o menos laboriosa. Como imaginaréis, los lacitos no entran en la categoría de “en un ratito los tienes”, pero tampoco de “necesitas toda la mañana para ellos”. Pero más allá de ello, la dificultad es prácticamente nula.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row attached=”true” column_padding=”1″][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-16.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]La propuesta de salsa que os traigo hoy es una de champiñones sumamente sencilla y fácilmente adaptable a vuestras necesidades. Os dejo con ambas recetas y no os perdáis las recomendaciones al final de cada una para que obtengáis los resultados idóneos.[/vc_column_text][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Salsa de champiñones[/mk_ornamental_title][vc_column_text]

Ingredientes (para dos personas):

  • Entre 10 y 12 champiñones.
  • Una cebolla mediana.
  • 300 ml. de leche y nata para cocinar. Pueden ser sin lactosa o vegetales.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal, pimienta y nuez moscada.
[/vc_column_text][vc_column_text]

Preparación:

  1. Pelar y picar la cebolla bien fina y sofreír a fuego lento con un poco de aceite de oliva virgen extra y una pizca generosa de sal.
  2. Mientras tanto, lavar e ir laminando los champiñones y agregar a la sartén cuando la cebolla empiece a dorarse.
  3. Seguir rehogando a fuego medio hasta que los champiñones estén hechos por completo.
  4. Cuando los champiñones estén hechos, agregar sal, pimienta y nuez moscada y unificar bien.
  5. Añadir la mezcla de nata y leche, remover bien todo y cocinar durante unos 5 minutos a fuego medio.
  6. Apagar el fuego y reservar.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row attached=”true” column_padding=”1″][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-14.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-19.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Recomendaciones:

  • Si tenemos problemas con la leche o la lactosa, podemos usar perfectamente las versiones vegetales de la leche y la nata.
  • Las proporciones de nata y leche dependerán de cuánta salsa líquida queramos y cuán ligera nos guste. Para mí, 100 de nata y 200 de leche va muy bien.
  • Para asegurarnos de que la salsa mantiene la textura y temperatura idóneas hasta el momento de servirla, lo mejor que podemos hacer es no incluir la mezcla de leche y nata hasta que hayamos puesto la pasta a hervir. De esta manera, ambas preparaciones terminarán de hacerse a la vez. Simplemente tenemos que apagar el fogón la sartén tras el paso 4 y preparar la pasta fresca. En cuanto metamos la pasta al agua, volvemos a encender el fogón y echamos el líquido.
  • Si queremos hacer la receta aún más ligera, podemos sustituir la leche y la nata por un huevo. Simplemente habrá que añadirlo al final y rehogar bien hasta que esté hecho.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-31.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Para hacer la pasta, utilicé el mix sin gluten para usos múltiples de Pastas Gallo y tengo que decir que me encantó el resultado. Da lugar a una masa blandita muy manejable perfecta para la pasta fresca.

[/vc_column_text][mk_ornamental_title font_family=”none” font_size=”28″ font_weight=”bolder” font_style=”normal” txt_transform=”uppercase” ornament_style=”lemo-single” nss_align=”center” ornament_color=”#c1c1c1″ ornament_thickness=”2″ margin_top=”10″]Pasta fresca tipo lacitos sin gluten[/mk_ornamental_title][vc_column_text]

Ingredientes (para dos personas):

  • 240 g. de Mix sin gluten para múltiples usos de Pastas Gallo.
  • 2 huevos.
  • Agua.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row attached=”true” column_padding=”1″][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-2.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-4.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Preparación:

  1. Pesar la harina en un bol y hacer un hueco en el centro.
  2. Aún pesando, agregar los dos huevos y comprobar cuánto pesan.
  3. Añadir agua poco a poco hasta que la suma del peso de los huevos y el agua sea de 160 gramos.
  4. Con una espátula, mezclar todo bien hasta obtener una masa lisa y homogénea. Hacia el final podremos terminar de unirlo todo con las manos.
  5. Separar la masa en cuatro partes, envolver tres en film transparente y con la ayuda de un poco de harina, si es necesario, estirar la masa hasta que quede de entre 1,5 y 2 milímetros de grosor.
  6. Con un cuchillo, un rodillo cortador o un accesorio específico para lacitos como el mío, cortar cuadraditos de masa de 4 cm. de lado.
  7. Con la ayuda de una espátula fina o un cuchillo, ir separando cada cuadradito de la mesa, formar los lacitos e ir depositándolos sobre una bandeja.
  8. Repetir los pasos del 5 al 7 hasta terminar con toda la masa.
  9. Una vez formados todos los lacitos, hervir en abundante agua hirviendo con un poco de sal durante 2:30 o 3:00 minutos, según nos guste la pasta más al dente o más hecha.
  10. Retirar la pasta del agua con ayuda de una espumadera, terminar de escurrir en el escurridor y servir enseguida con la salsa.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row attached=”true” column_padding=”1″][vc_column width=”1/3″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-7.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/3″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-8.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/3″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-9.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Recomendaciones:

  • La masa la he estirado con un rodillo, sencillamente. No la he probado en la máquina de pasta, no es necesaria en absoluto.
  • Esta forma de pasta pide una masa muy flexible que podemos conseguir con estas proporciones con la harina de Pastas Gallo. Es posible que al estirarla se pegue ligeramente a la superficie. Podemos evitarlo fácilmente con un poco de harina, pero, eso, con un poco. Cuanta más harina vayamos añadiendo, más se nos secará la masa y más quebradiza quedará a la hora de formar los lacitos.
  • Si en algún momento se nos seca demasiado la masa, con la ayuda de un pulverizador podemos rehidratarla con un poco de agua. Pero, una vez más: un poco. Con una vez que rociemos agua será suficiente. Volvemos a amasar para repartir bien el agua y listo.
  • No pasa nada por que los lacitos se vayan secando una vez formados.
  • Cogerle el punto exacto a la masa parece mucho más complicado de lo que realmente es, de verdad. Confiad en mí.
  • Como os decía al principio, con esta masa se pueden hacer unos ravioli o unos tortellini perfectamente. Pero para pastas largas como los tallarines hará falta más harina.
  • Recordad que la pasta gruesa se debe retirar del agua con la ayuda de una espumadera como la de la foto de más abajo, y no volcándola directamente al escurridor como solemos hacer.
  • Podéis encontrar el punto de distribución de esta harina más cercano a vuestra casa en esta web de Pastas Gallo Sin Gluten.
  • El cortador lo compré en la tienda Casa.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-15.jpg” image_size=”full”][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-18.jpg” image_size=”full”][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-21.jpg” image_size=”full”][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-25.jpg” image_size=”full”][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/lazos-pasta-gallo-sin-gluten-singlutenismo-26.jpg” image_size=”full”][vc_column_text]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text]

Contaba el otro día en mi Instagram que  si yo estuviera en un libro de historia, esta sería mi “época aguacate“. Si a eso le añadimos lo que me encanta la pasta y que en verano me entrego al noble vicio de las ensaladas, tenemos ante nosotros el que todo indica que va a ser uno de mis platos preferidos este verano: una deliciosísima ensalada de pasta y aguacate. De verdad, está impresionantemente rica: el aliño es una maravilla, se tarda poco y nada en prepararla y se puede comer bien fresquita.

[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/ensalada-de-pasta-y-aguacate-sin-gluten-singlutenismo-4.jpg” image_size=”full”][vc_column_text]

Si además os cuento que os la podéis llevar perfectamente a la playa o a la piscina, ¿qué tal? O para el trabajo, en el caso de los que aún tengáis que esperar un poco a las vacaciones… Seguro que os acordáis del año pasado en el que os conté cómo llevaros la ensalada perfecta al trabajo en tan solo siete pasos.

Lo que sí, os voy a pedir un favor: siempre os hablo de lo importante que ajustemos a nuestros gustos las recetas, pero esta vez os voy a pedir que la hagáis tal cual os la propongo, al menos la primera vez. Luego ya, si queréis, le quitáis y le ponéis lo que queráis. Pero probadla al menos una vez como os cuento y ya me diréis si no es la ensalada del verano.

Así que sí: es importante usar cilantro fresco y no seco; y es importante usar lima y no limón.

Confiad en mí, de verdad. Os encantará.

[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/ensalada-de-pasta-y-aguacate-sin-gluten-singlutenismo-2.jpg” image_size=”full”][vc_column_text]

La pasta elegida para la ensalada del verano no podía ser otra que las hélices tricolor de Pastas Gallo. Le darán a nuestra ensalada un toque vistoso y genial. Ya sabéis que hacer la pasta en sus óptimas condiciones no supone más que seguir unos pasos muy sencillos y no “improvisar” nada. Os vuelvo a dejar aquí el gráfico de Pastas Gallo para que veáis lo sencillísimo que es obtener la pasta perfecta.

[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/aaff-diagrama-sin-gluten-alta.jpg” image_size=”full”][vc_column_text]

Y me diréis: “pero Dany, si voy a hacer una ensalada de pasta, la tengo que enjuagar para que se enfríe antes”, ¿no?

Pues no.

El truco está en lo siguiente: si vamos a usar nuestra pasta para hacer una ensalada templada, fresca o fría, lo primero que tenemos que hacer una vez escurrida el agua es echarle un chorrito de aceite de oliva virgen extra y repartirlo bien por toda la pasta. Con eso, nos aseguraremos de que la pasta no se pega en el proceso de enfriado.

Luego, simplemente, la dejáis enfriar, y listo. Si tenéis prisa, lo que podéis hacer es ponerla en un baño maría invertido. Esto es: ponemos un bol con un montón de hielos y agua fría. Ponemos la pasta en otro bol y este segundo bol lo metemos en el que tiene hielo, y removemos constantemente. El frío de los hielos pasará a través del bol a la pasta y se enfriará más rápido. Mola, ¿eh?

Pero venga, vamos con la receta, ¡que me lío y no os la cuento!

[/vc_column_text][vc_column_text]Ingredientes (para dos personas):

  • 140 g. de hélices tricolor de Pastas Gallo.
  • Dos buenos puñados de canónigos.
  • 1 aguacate.
  • Entre 12 y 16 tomates cherry,  dependiendo del tamaño. Si pueden ser de diferentes colores, mejor.
  • Una cebolla tierna pequeña o media normal.
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra para el aliño y un poco más para la pasta.
  • Una lima.
  • Sal.
  • Comino molido.
  • Ajo en polvo.
  • Cilantro fresco.
[/vc_column_text][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/ensalada-de-pasta-y-aguacate-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][vc_column_text]Preparación:

  1. Cocinar la pasta al punto suave siguiendo las instrucciones del paquete con una cucharadita de sal.
  2. Retirar la pasta del agua, echarle un chorrito de aceite de oliva virgen extra, remover bien y dejar enfriar por completo.
  3. Triturar medio aguacate, una cucharadita de sal, 1/4 de cucharadita de comino molido, 1/4 de cucharadita de ajo en polvo, 10 hojas de cilantro fresco y dos cucharaditas de zumo de lima hasta obtener una pasta homogénea. Probarla de sal y corregir si es necesario.
  4. Trocear la cebolla y la otra mitad del aguacate y pintarlos con más zumo de limón.
  5. Trocear los tomates y picar bien otras 10 hojas de cilantro.
  6. Disponer en un bol los canónigos, la pasta, los tomates, la cebolla, el aguacate y el cilantro picado y acompañar con la salsa, si es que habéis conseguido no zampárosla entera probándola.
  7. Mezclar todo bien y ¡a comer!
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/ensalada-de-pasta-y-aguacate-sin-gluten-singlutenismo-9.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZnaXBoeS5jb20lMkZlbWJlZCUyRk9WS2N2ZUduV2dMdjIlMjIlMjB3aWR0aCUzRCUyMjEwMCUyNSUyMiUyMGhlaWdodCUzRCUyMjUzMy41MyUyMiUyMGZyYW1lQm9yZGVyJTNEJTIyMCUyMiUyMGNsYXNzJTNEJTIyZ2lwaHktZW1iZWQlMjIlMjBhbGxvd0Z1bGxTY3JlZW4lM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Como os contaba, si queréis preparar vuestra ensalada para llevar, no tenéis más que montar bien la ensalada en un bote.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_video link=”https://vimeo.com/224774011″][vc_column_text]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row] [vc_row][vc_column][vc_column_text]

Ya hace unos días que entramos oficialmente en verano, pero parece que hasta que no llega julio no nos ponemos en modo “verano” de verdad. Entre las vacaciones propias y del cole de los niños (quien los tenga), el calor sofocante y el gusto por tomar cosas fresquitas, quizás meternos a la cocina a hacer cosas complicadas es lo último que nos apetece ahora mismo.  Por eso la receta que os traigo hoy lo tiene todo: es sabrosa, fresquita y muy muy fácil de hacer. Además, si tenéis niños en casa, podéis hacer esta receta con ellos. ¿Sabíais que involucrar a los más pequeños en la cocina es una manera genial para que aprendan a comer mejor? Y si lo que están preparando está lleno de fruta, ¡no se puede pedir más! Porque sí, estos polos de galleta llevan fruta “hasta los topes”, y os aseguro que os encantarán a todos.

Por si fuera poco, admite tantas variantes como frutas haya, ¡casi nada! Yo les he puesto grosellas, arándanos y melocotones, pero por supuesto sobre la misma base podéis meterles las frutas en trocitos que queráis. Quizás para los niños las grosellas o los arándanos pueden ser demasiado ácidos, así que animaos a innovar con otras frutas que les gusten más.

La galleta, junto con el plátano, consigue la textura perfecta para que no sea tanto un polo de hielo y sea un poco más cremoso. El sabor a galleta es sutil y delicioso, ¡ya veréis!

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/polos-de-galleta-y-fruta-sin-gluten-singlutenismo.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/polos-de-galleta-y-fruta-sin-gluten-singlutenismo-3.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Ingredientes (para 6 polos):

  • 10 galletas María de Schär.
  • 1 plátano muy maduro.
  • 350 ml. de zumo de naranja y limón. Yo he usado 270 de naranja y 80 de limón. Podéis mezclar también con mandarina, que quedará más dulce.
  • Fruta troceada de vuestra elección. En mi caso, un melocotón, un puñado de arándanos y otro de grosellas.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/polos-de-galleta-y-fruta-sin-gluten-singlutenismo-6.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Preparación:

  1. En una picadora, triturar las galletas.
  2. Añadir el plátano y triturar bien todo.
  3. En el vaso de la batidora, mezclar el zumo con la mezcla anterior y repartir en moldes de polo dejando espacio para la fruta.
  4. Agregar la fruta troceada en cada molde y repartir bien con la ayuda de una cucharita.
  5. Poner los palos del molde y meter en el congelador durante al menos seis horas.
  6. Cuando los queráis tomar, desmoldar ¡y a disfrutar!

Recomendaciones:

  • La cantidad necesaria dependerá del tamaño de vuestros moldes y de cuánta fruta le pongáis. Con estas cantidades salieron seis polos como los que veis en la foto y sobraron unos 150 ml. de mezcla, que es un batido riquísimo.
  • Como decía, podéis mezclar naranja, mandarina, limón e incluso lima en proporciones variables para el helado base.
  • No necesita añadirle nada de azúcar.
  • Podéis bañarlos en chocolate una vez se hayan congelado.
  • El molde que yo he usado lo encontráis en tiendas del hogar o en Amazon. Os dejo aquí el enlace con varios ejemplos.
  • Si no queréis usar el palo de plástico del molde y queréis ponérselo de madera, podéis meter en el congelador el molde durante una media hora y después ponerle los de madera.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/polos-de-galleta-y-fruta-sin-gluten-singlutenismo-4.jpg” image_size=”full”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][mk_image src=”https://www.singlutenismo.com/wp-content/uploads/polos-de-galleta-y-fruta-sin-gluten-singlutenismo-10.jpg” image_size=”full”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Colaboración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]