Después de la que se lió con el champú sin gluten tiene guasa que vengamos a hablar de productos orientados a las relaciones sexuales, pero, en mi opinión, creo que es un tema que hacía falta traer aquí.

Ya de entrada, parecería que los productos sexuales no son más que unos cosméticos más y, como tales, si somos celíacos o sensibles al gluten, no nos debe preocupar su contenido en gluten, puesto que no están pensados para ser ingeridos. Ya sabéis que el gluten solo nos afecta a la hora de ingerirlo. Y sí, sé que hay personas que, celíacas o no, presentan reacciones tópicas al contacto con gluten pero, como ya hemos hablado mucho por las redes, no se debe ni a la celiaquía ni a la SG/TNC, sino a otra patología de la cual probablemente no estén ni diagnosticadas.

No me voy a extender mucho con este debate: podéis leer el completísimo artículo de Juan Revenga en su blog en el que justifica por qué si no es comida no debemos comerlo.

Pero el tema de los productos sexuales es bien distinto al de la cosmética en general y voy a intentar justificar por qué y cuál es la información que tenemos al respecto.

Anticonceptivos de barrera:

Son los únicos que nos protegen de las enfermedades de transmisión sexual y, aunque por lo general no se sea consciente de ello, también deben usarse al realizar sexo oral. Seguramente hayáis oído hablar tanto del preservativo de barrera masculino como del femenino, pero es probable que muchos no conozcáis la barrera de látex, pensada expresamente para el sexo oral.

Sé lo que estaréis pensando: “Dany, no me voy a comer un preservativo”.

Y, efectivamente, esto, como decía Revenga, no es comida y, por lo tanto, no se come. No debemos preocuparnos del contenido en gluten de los preservativos… hasta que caemos en la cuenta de que el problema no es el preservativo, sino el lubricante que lo cubre.

dany-cumple-30-11

Lubricantes:

Aquí sí ya estaréis de acuerdo conmigo en que el contenido en gluten de los lubricantes puede ser más relevante, puesto que sí que se pueden comer. La prueba de ello es doble: se comercializan de sabores y, además, se venden como comestibles.

Entonces, ¿los lubricantes tienen gluten?

Vamos a retroceder un poquito y nos volvemos a los cosméticos: según FACE, el problema del contenido en gluten de los cosméticos no es el que nos veníamos planteando, de si tienen gluten o no, sino de cómo se proporciona la información al cliente y la fiabilidad de dicha información. Es decir: vale, a los celíacos nos da igual que un cosmético tenga gluten, pero puesto que sí hay personas que se verían beneficiadas de poder conocer si una crema tiene gluten o no, no está de más contemplar esta información. Y, como decía, se da una situación compleja por dos motivos:

  1. Los métodos analíticos de contenido en gluten en productos alimenticios están estandarizados y funcionan. Tenemos claro cuáles son, qué resultados arrojan y demás. Pero no está claro que estos métodos sean igual de válidos y fidedignos para los productos cosméticos. Es decir: no se sabe si al analizar una crema a ver si tiene gluten el resultado que va a dar es de fiar.
  2. No existe un marco normativo para la declaración del contenido en gluten de los cosméticos. Así como existen los reglamentos 1169/2011 y 828/2014 que regulan la declaración de gluten o ausencia de él en los productos alimenticios, no hay ninguna norma que diga qué significa el etiquetado “sin gluten” si lo encontramos en una barra de labios. Es decir: pueden poner “sin gluten” como “cacafuti” que, a nivel normativo, va a dar igual.

Imagino que ya veis por dónde voy, ¿verdad? Si esto se aplica para los productos cosméticos en general, ¿no se aplicaría también para los lubricantes, concretamente, puesto que, a pesar de ser comestibles, no son productos alimenticios?

Efectivamente, por ahora estos productos están en un limbo analítico (que ya sabéis que yo soy muy fan de las analíticas). Así que yo he contactado con varias empresas del sector, tanto por mi cuenta como a través de Platanomelón, una página de productos eróticos la mar de maja y abierta, cuyo personal me ha ayudado mucho en esta investigación.

Tanto Durex como Control, que son de las marcas más famosas de preservativos en España, dicen que sus lubricantes no contienen gluten. Tuve la oportunidad de hablar un poquito más extensamente con Control y les pregunté cómo tenían la certeza y me dijeron que ninguno de sus productos contiene productos derivados de cereales que contienen gluten y, por lo tanto, dan el producto final por sin gluten sin necesidad de analizarlo. Si esto se diera en la industria alimentaria empezaríamos a preguntar por las trazas y demás, pero personalmente dudo mucho que en una fábrica de preservativos haya trazas. En todo caso, habría que irse a los aromas y saborizantes de los lubricantes, así que les comenté que sería bueno que nos pudieran aportar la certeza de que estos productos sí están certificados sin gluten, ya que tanto los aromas como los saborizantes sí que se usan en la industria alimentaria y pueden ser analizados. Tomaron nota de ello.

Por otro lado, he encontrado dos empresas fabricantes de lubricantes y otros juguetes y objetos sexuales que están de venta en Platanomelón y que se anuncian expresamente en sus respectivas páginas web como sin gluten.

  • Intimate Earth elabora productos orgánicos, no testados en animales y cuyos lubricantes son de base acuosa, seguros para los preservativos de barrera. En su página podéis ver su catálogo de productos veganos, sin parabenos y sin gluten. Y podéis encontrar sus productos en Platanomelón.
  • Shunga es una empresa de productos sexuales canadiense que asegura que hace “arte erótico”. Entre sus preguntas frecuentes podéis ver que indican que están muy sensibilizados con las personas con alguna patología relacionada con el gluten por lo que pueden asegurar que ninguno de sus productos contiene gluten. Y también podéis encontrarlos en la página de Platanomelón.

Por último, a la hora de realizarle sexo oral a la mujer o en la práctica del beso negro, si queremos protegernos de las ETS, es importante que usemos también un método de barrera. Existen unas barreras de látex que cumplen esta función y, concretamente, las de Pasante/ESP son sin gluten según su departamento de calidad.

mantel-del-singlutenista

Anticonceptivos hormonales:

No quería cerrar este tema sin mencionar los anticonceptivos hormonales, que, si bien no nos protegen de las enfermedades de transmisión sexual, sí que tienen un papel importante en las relaciones sexuales.

Por supuesto, aquellos cuyo contenido en gluten es objeto de estudio son los orales. Otros anticonceptivos hormonales no orales como el parche, el anillo vaginal o los implantes subdérmicos no deben preocuparnos. Pero a la hora de tomar anticonceptivos por vía oral deberemos tener en cuenta que son medicamentos y, como tales, si contienen gluten deberán especificarlo en el prospecto. Debemos fijarnos en el apartado de “composición” o “excipientes” si se menciona que tienen gluten. Si no se dice nada, es que no tienen gluten y, por lo tanto, los podremos consumirlos sin problemas.

Aprovecho la ocasión para comentar que el uso de anticonceptivos hormonales orales está desaconsejado en aquellas mujeres que están en proceso de diagnóstico de celiaquía o están recién diagnosticadas por el hecho de que es posible que el intestino dañado no esté absorbiendo los principios activos. ¡Tened mucho cuidado con esto!

Bundt cake de chocolate y cerezas

Si este contenido te ha resultado interesante y útil, seguro que te gustará mucho mi libro, el Manual ilustrado del singlutenista, en el que te explico con todo lujo de detalles todo lo que necesitas saber para tu vida sin gluten.

¿Te ha resultado útil este contenido?
Contacto

Escríbeme para lo que necesites. ¡Te contestaré lo antes posible! :)

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

corazon-celiacopastelitos-dulces-sin-gluten-singlutenismo