Después del parón vacacionil de tres semanas que ha tenido el blog, ha llegado la hora de retomarlo. Hablaba el otro día con una buena amiga de que vienen muy bien estos parones de desconexión de vez en cuando. Para poder producir en calidad (y no sólo en cantidad) es necesario de vez en cuando leer y oír más de lo que se escribe y se habla, y sin duda estos días me han servido para ello. He vuelto de Italia y Cádiz con un montón de ideas en la cabeza, con muchas notas apuntadas y con muchísimas cosas que contar en el blog y fuera de él. Pero vamos por orden cronológico, que de todas las cosas que pasaron en mayo aún me quedan muchas pendientes por contar. Voy a intentar intercalar recetas entre tanta entrada-crónica, para que no se haga muy pesado, pero invito a todo el mundo a que no se pierdan ninguna de ellas, que van a ser muy interesantes.orihuela-turismo-singlutenismo

Como ya conté en la entrada sobre el Día Nacional del Celíaco, la edición de Alicante de este año tuvo lugar en Orihuela. Me gustaría detenerme un momento a dejar constancia de las maravillas de un lugar que nos recibió y nos acogió tan bien.

En varias ocasiones, algunos de los asistentes me comentaron, para mi sorpresa, que jamás se les había ocurrido ir a Orihuela. Me llamó mucho la atención, ya que desde el momento en que conocí la obra de Miguel Hernández en el instituto (para que después digan que no hacemos caso a lo que se nos enseña) quise visitar tan mágico lugar.orihuela-turismo-singlutenismo

La organización y los colaboradores llegamos al Hotel Palacio Tudemir, de la cadena Meliá, el viernes por la tarde-noche. Nada más entrar, te fascina su recepción y, en concreto, la cúpula central que ilumina las escaleras. Y es que el edificio es un antiguo palacio del siglo XVIII y uno de los pocos construidos dentro de las murallas. El personal de recepción nos recibió con gran amabilidad y enseguida nos pudimos acomodar en nuestras habitaciones. Son unas estancias amplias, limpias, luminosas y completamente equipadas; la verdad es que no nos faltó de nada. Por fin nos reencontramos con nuestros compañeros y amigos y nos fuimos a cenar en muy buena compañía.orihuela-turismo-singlutenismo

La primera noche cenamos en la Pizzería Via Venetto, en la que nos atendieron genial. Nos prepararon entrantes para todos (celíacos y no celíacos) y disfrutamos de unas deliciosas pizzas. María Vander y yo, que somos así de golosas, nos pusimos de acuerdo para pedir pizzas diferentes, hacer un intercambio, y así probábamos dos :) Yo probé la de berenjena (cuyo nombre no recuerdo) y la hawaiana. ¡¡Estaban exquisitas!! El postre lo pusimos Famalap y yo. Ella trajo unas fresitas de Aranjuez, que son unos auténticos bocaditos de cielo que se deshacen en la boca. Yo traje un humilde bizcocho-brownie al microondas, que en la pizzería cortaron y complementaron con sirope de chocolate y helado de turrón para conseguir una delicia. Como somos gente responsable, cortamos la tertulia prontito y nos fuimos a la cama, que el día siguiente prometía ser intenso.orihuela-turismo-singlutenismo

La mañana del sábado no pudo empezar de mejor manera en el hotel. Un montón de sonrisas amigas me recibieron en el salón de desayunos acompañados de “¡¡Dany, mira, mira qué desayuno!!”. Jamás había visto un buffet con semejante variedad de productos sin gluten, perfectamente separados e identificados para evitar contaminaciones: pan, magdalenas, bizcocho, galletas, bollos, fruta fresca y en almíbar, embutidos, quesos, zumos, bebidas frías y calientes… Todo lo necesario para tener un día lleno de energía. Los carteles “sin gluten” estaban en cada rincón, e incluso había unas bandejitas metálicas para poner el pan a tostar sin que hubiera problemas de contaminaciones. ¡¡Un lujo!!orihuela-turismo-singlutenismo

El resto del día transcurrió entre mucho trabajo y más sonrisas en el Centro Comercial Ociopía. Al volver, agotados, al hotel, nos esperaba una fantástica cena preparada por el chef Luis Fernández Puga en una sala privada. El menú, cuidado al milímetro, no podía estar mejor elaborado. El personal de sala estuvo pendiente de nosotros en todo momento y en ningún momento le faltó una sonrisa. Los mayores disfrutamos de varios entrantes para compartir y de una exquisita carrillera ibérica como plato principal y, por supuesto, sin gluten. Los niños fueron felices con su plato de huevos fritos con patatas, y es que ¡es una maravilla ver que piensan en todos!orihuela-turismo-singlutenismo

Algunos nos animamos a dar un último paseo por la Orihuela nocturna antes de irnos a descansar, que aún quedaba el cierre de un fin de semana estupendo.orihuela-turismo-singlutenismo

El domingo, tras un nuevo desayuno igual de exquisito y variado que el día anterior, nos fuimos de visita por la ciudad, de la mano de el magnífico guía Tomás Serna, de la Oficina de Turismo de Orihuela. Nuestro encuentro con Tomás tuvo lugar en el Colegio Diocesano de Santo Domingo. No pudimos entrar, ya que era el día de las elecciones y era un colegio electoral. Pero nuestro guía nos explicó los detalles de la fachada y la torre, y nos dio algunas pistas sobre el interior (los dos claustros renacentista y barroco) que sin duda dejan para nosotros una tarea pendiente en este lugar. Muy cerca, está la casa museo de Miguel Hernández. Su visita es calma, hecha para los sentidos y para sentir. El jardín y la huerta, en pleno auge primaveral, transmitían unos aromas, una paz y unas sensaciones imposibles de reflejar aquí.orihuela-turismo-singlutenismo

La visita continuó por el casco antiguo de la ciudad. Pasamos por delante de la Catedral del Salvador y Santa María, sobre la cual Tomás nos dio algunos detalles desde el exterior, ya que dentro estaban celebrando comuniones. Enseguida entramos en el Museo Diocesano de Arte Sacro, situado en el Palacio Episcopal, donde podemos encontrar, entre otras obras, con la Tentación de Santo Tomás de Aquino, de Velázquez, que es una auténtica maravilla. El claustro está cubierto por una magnífica cubierta de alabastro que atenúa la luz que pasa al interior y hace de este espacio un lugar muy agradable y acogedor.orihuela-turismo-singlutenismo

Finalmente, la concejala de turismo Rosa Martínez nos recibió en el ayuntamiento y muy amablemente nos invitó a que volviéramos a la ciudad cuantas veces quisiéramos. Sin duda, Orihuela es una ciudad para visitar varias veces y disfrutar con calma de sus rincones y de todas las sensaciones que transmite.orihuela-turismo-singlutenismo

Desde aquí, mi más sincero agradecimiento a la Oficina de Turismo de Orihuela y, en particular, a Tomás por sus maravillosas y profesionales explicaciones y por su amena charla.orihuela-turismo-singlutenismo

¿Te ha resultado útil este contenido?
Contacto

Escríbeme para lo que necesites. ¡Te contestaré lo antes posible! :)

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

error:
bizcocho-brownie-microondas-sin-gluten-singlutenismoel-taller-sin-gluten-singlutenismo