que-puede-comer-un-celiaco-sin-gluten-singlutenismoEstoy segura de que no soy la única que se ha llevado alguna vez el tupper a casa de unos amigos. También me ha pasado que amigos míos tuvieran ciertos reparos en invitarme a comer a su casa porque no sabían qué ofrecerme ni cómo hacerlo. Desde luego parto de la base de que todos ellos tienen siempre la mejor de las intenciones: no contaminarme. Mi amiga Irene tiene auténtico pánico a contaminarme, y siempre que he comido en su casa o me he llevado el tupper o he cocinado yo. Desde aquí y con esta entrada me gustaría tranquilizar a los amigos y familiares de celíacos y ayudarlos a soltarse. En mi opinión, se comete un error igual de grave al tomarse las cosas con demasiada ligereza como al tomárselas con excesiva obsesión. Lo que hay que tener es cautela.

En el apartado de mi blog sobre cómo cocinar sin gluten encontrarán una serie de consideraciones importantes a la hora de preparar comida para un celíaco. Parece un listado muy grande, pero una vez que nos ponemos a hacer la compra y a preparar los utensilios y la comida, se puede apreciar que sólo hay que tener un poquito de cuidado en algunos momentos clave. Carlos dice que él ya se ha instalado un chip, y de hecho se ve desde fuera. Muchas veces cuando chupa una cuchara para probar algo que está cocinando, se detiene (literalmente) y piensa un momento si recientemente había comido o bebido algo con gluten. Parece una tontería, pero él, que de celíaco no tiene nada, simplemente ha automatizado este tipo de cosas por tenerme a mí cerca.

Pero vamos a centrarnos en qué se puede cocinar para un celíaco. En todos los blogs sin gluten, lo más habitual es que encontremos recetas que utilizan productos específicos para celíacos. Está claro, es ahí donde más nos tenemos que esforzar y donde más tenemos que centrar nuestras investigaciones. Hablar de cómo se prepara un pollo a la plancha es casi absurdo, no hay nada celíaco al respecto. Por ello, mi primera recomendación es valorar cuánto tiempo y esfuerzo le queremos o podemos dedicar a esa comida. Desde luego, si alguien me recibe con un pan casero para comer (como hicieron Juanchito e Isa cuando llegué de Varsovia), a mí ya me tendrán ganada para muchísimo tiempo, ya que conozco la dificultad que supone conseguir un pan rico sin gluten, y para muchas personas supone un esfuerzo importante (además del económico, por cierto). Pero en el otro extremo, tampoco me hace ilusión ir a casa de alguien a comer un filete a la plancha y una ensalada de lechuga. Que no se me malinterprete: desde luego lo fundamental es pasar un buen rato y estar en buena compañía. Pero si esa persona me prepara un plato más elaborado sin tener que adentrarse en el pantanoso mundo de los productos específicos sin gluten, estaré encantadísima.que-puede-comer-un-celiaco-sin-gluten-singlutenismo

Vamos a suponer que nos lo queremos tomar con cautela. Que ponerse a hacer pasta casera, pizza, pan, galletas y cosas así nos da un poco de miedito. Pues bien, hay una grandísima variedad de platos que por naturaleza no deben llevar gluten, muy elaborados y ricos, y que vienen muy bien para agasajar a cualquiera. Seguro que con un poquito que pensemos en comidas de abuelas, nos vendrán varios platos a la cabeza. Veamos qué podemos preparar para no tener que decir aquello de “mejor no quedamos para comer… lo digo por la comida de X (el celíaco), que es complicado…”. La pregunta es sencilla: ¿qué puede comer un celíaco?

  • Los arroces son la gran estrella: un risotto, un arroz caldoso, una paella o sucedáneo (para aquellos que no hacemos paella, sino arroz en una sartén, no vaya a ser que se nos enoje algún valenciano por llamarle a eso “paella”…), o cualquier plato con arroz de guarnición. Es algo que llena, que admite muchas variantes, y para lo que no se requiere absolutamente nada de gluten. Unos amigos de Carlos nos prepararon un día un arroz al horno delicioso.
  • Las carnes y pescados también son ideales. Al horno, a la plancha, con salsas (cuidado con ellas, hay que espesar con maizena sin contaminar)… Y con una guarnición rica: volvemos al arroz, verduras a la plancha, una ensalada bonita, rica y colorida… También se me ocurre que se puede hacer una carne rellena al horno.
  • Ensaladas. No sé ustedes, pero yo en verano no hago más que comer ensaladas llenas de cosas. Me hago un bol de ensalada para mí solita y como variada y abundantemente. Requieren un poco de imaginación, pero el truco está en aportar un poco de cada grupo alimenticio y preparar un buen aliño. Los hidratos de carbono se pueden aportar con patatas, maíz o, de nuevo, arroz.
  • Unas verduras bien elaboradas también tienen mucho que decir. Antes de ser celíaca, en la casa de las gemelas comí alguna vez unas berenjenas rellenas que estaban exquisitas. Para invierno se pueden preparar cremas de verduras muy ricas, que pueden servir como entrantes o acompañamientos.
  • La maravillosa tortilla de patatas, ese plato tan delicioso y tan español, que debe saber elaborar todo el mundo con una sartén antiadherente guardada entre paños. Les parecerá una tontería, pero últimamente daría lo que fuera por un pincho de tortilla.

Recordemos, además, que no siempre es necesario cocinar absolutamente todo. Como digo, donde esté un pan casero o una pasta fresca, que se quite cualquier cosa comprada, pero los celíacos sabemos valorar todo esfuerzo que se hace por nosotros. Una vez que fui a comer a casa de los padres de Carlos, su madre me había comprado un pan sin gluten al que había que darle un toque en el horno. He de decir que el pan no era ninguna megamaravilla y que a las dos horas estaba duro como una piedra, pero recién horneado estaba comestible, y desde luego me encantó absolutamente tener ahí mi pancito para mojar ali-oli como todo el mundo. Por cierto, en la casa de los amigos de Carlos (los del arroz al horno) también lo hicieron. Y yo, encantada. Hoy en día, por suerte, el mercado ofrece una gran variedad de productos específicos sin gluten, como panes, galletas y pastas. Si nos queremos asegurar, podemos preguntarle al celíaco invitado si tal o cual marca están bien, si le gusta este pan o mejor aquel. Pero ya digo: con algo que esté medianamente comestible nos alegraremos y agradeceremos el gesto. Así, pues, se nos amplía el abanico de posibilidades:

  • Pasta. En casi cualquier supermercado o tienda especializada se pueden conseguir pastas de varios tipos sin gluten: spaghetti, macarrones, espirales… La pasta acepta una gran variedad de salsas y acompañantes, así que sólo hay que echarle imaginación: a la boloñesa, con verduras, a la carbonara, en ensalada… Sólo hay que prepararla aparte de la pasta con gluten y listo. O, si parece demasiada complicación, se hace pasta sin gluten para todos, y listo, que por una vez tampoco pasa nada.
  • Ya tenemos pan para preparar ese riquísimo pincho de tortilla, o para preparar unos bocadillos con carne y verduras a la plancha.
  • Unas galletas o magdalenas para acompañar el café o el té de la merienda también se pueden encontrar en el mercado.

Nos queda abordar el postre. Creo que no hay cosa más fácil en el mundo para un celíaco.

  • Una deliciosa fruta de temporada es perfecta para culminar cualquier comida en buena compañía. Según la época, se pueden preparar ensaladas de fruta muy ricas y variadas, o incluso preparar una minifondue de chocolate con frutas, si nos ponemos un poco más gordos.
  • En el mercado también encontramos una amplia variedad de helados etiquetados sin gluten, tanto de esos de tarrina como bombones y cucuruchos sin barquillo.
  • No hay que olvidar nunca los yogures, que además de ricos son muy saludables y buenos para el sistema digestivo.

que-puede-comer-un-celiaco-sin-gluten-singlutenismoY ya poniéndonos en el caso de que nos queramos arriesgar un poco más, mi recomendación sin duda es acudir a los blogs. En ellos encontrarán una gran variedad de comidas con productos específicos que les pueden preparar con un poquito más de dedicación y cuidado. Yo tengo un apartado dedicado a las ocasiones especiales, por si es el caso. Y sino, cualquier receta que encuentren catalogada bajo las etiquetas de comida o cena serán ideales.

Espero que esta entrada les sea de utilidad a los no celíacos para ayudarles a soltarse en la cocina, y a los celíacos para pasárselo a sus amigos, a ver si se animan. Por cierto, les recomiendo que se suscriban a mi blog en el enlace que tienen más abajo, ya que por cuestiones de trabajo no estoy entrando nada al Facebook, así que no puedo avisar cuándo publico algo nuevo. Si se suscriben podrán saber cuándo he publicado una nueva entrada de forma inmediata.

Contacto

Escríbeme para lo que necesites. ¡Te contestaré lo antes posible! :)

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

error:
dia-nacional-celiaco-biar-singlutenismococina-sin-gluten-singlutenismo