In A los fogones, Comida, Diario, Italiana, Pasta, Pastas Gallo, Rápido, Sin horno, Sin lactosa, Sin leche

Estoy decidida a quitaros el miedo a la pasta fresca. En mi casa toda la vida se ha hecho la pasta fresca. Concretamente, mi abuela y mi tía abuela hacían tallarines. Y cualquiera que sea invitado a las casas de mis hermanos a comer pasta se encontrará con una ración de pasta recién amasada. El mundo de la pasta fresca es interminable, y lo mejor es que es facilísima de hacer una vez controlamos ciertos parámetros. La receta de pasta fresca sin gluten que os traigo hoy es un tanto particular. Va perfecta para la forma de lacitos sin gluten que os propongo, pero necesitaría unos ajustes para hacer tallarines con ella, por ejemplo. También iría genial para la pasta rellena, por cierto.

Lo único que quizás se le podría “echar en cara” a la pasta fresca es que, según la forma que le vayamos a dar puede resultar más o menos laboriosa. Como imaginaréis, los lacitos no entran en la categoría de “en un ratito los tienes”, pero tampoco de “necesitas toda la mañana para ellos”. Pero más allá de ello, la dificultad es prácticamente nula.

pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo

La propuesta de salsa que os traigo hoy es una de champiñones sumamente sencilla y fácilmente adaptable a vuestras necesidades. Os dejo con ambas recetas y no os perdáis las recomendaciones al final de cada una para que obtengáis los resultados idóneos.

Salsa de champiñones

Ingredientes (para dos personas):

  • Entre 10 y 12 champiñones.
  • Una cebolla mediana.
  • 300 ml. de leche y nata para cocinar. Pueden ser sin lactosa o vegetales.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal, pimienta y nuez moscada.

Preparación:

  1. Pelar y picar la cebolla bien fina y sofreír a fuego lento con un poco de aceite de oliva virgen extra y una pizca generosa de sal.
  2. Mientras tanto, lavar e ir laminando los champiñones y agregar a la sartén cuando la cebolla empiece a dorarse.
  3. Seguir rehogando a fuego medio hasta que los champiñones estén hechos por completo.
  4. Cuando los champiñones estén hechos, agregar sal, pimienta y nuez moscada y unificar bien.
  5. Añadir la mezcla de nata y leche, remover bien todo y cocinar durante unos 5 minutos a fuego medio.
  6. Apagar el fuego y reservar.
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo

Recomendaciones:

  • Si tenemos problemas con la leche o la lactosa, podemos usar perfectamente las versiones vegetales de la leche y la nata.
  • Las proporciones de nata y leche dependerán de cuánta salsa líquida queramos y cuán ligera nos guste. Para mí, 100 de nata y 200 de leche va muy bien.
  • Para asegurarnos de que la salsa mantiene la textura y temperatura idóneas hasta el momento de servirla, lo mejor que podemos hacer es no incluir la mezcla de leche y nata hasta que hayamos puesto la pasta a hervir. De esta manera, ambas preparaciones terminarán de hacerse a la vez. Simplemente tenemos que apagar el fogón la sartén tras el paso 4 y preparar la pasta fresca. En cuanto metamos la pasta al agua, volvemos a encender el fogón y echamos el líquido.
  • Si queremos hacer la receta aún más ligera, podemos sustituir la leche y la nata por un huevo. Simplemente habrá que añadirlo al final y rehogar bien hasta que esté hecho.
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo

Para hacer la pasta, utilicé el mix sin gluten para usos múltiples de Pastas Gallo y tengo que decir que me encantó el resultado. Da lugar a una masa blandita muy manejable perfecta para la pasta fresca.

Pasta fresca tipo lacitos sin gluten

Ingredientes (para dos personas):

  • 240 g. de Mix sin gluten para múltiples usos de Pastas Gallo.
  • 2 huevos.
  • Agua.
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo

Preparación:

  1. Pesar la harina en un bol y hacer un hueco en el centro.
  2. Aún pesando, agregar los dos huevos y comprobar cuánto pesan.
  3. Añadir agua poco a poco hasta que la suma del peso de los huevos y el agua sea de 160 gramos.
  4. Con una espátula, mezclar todo bien hasta obtener una masa lisa y homogénea. Hacia el final podremos terminar de unirlo todo con las manos.
  5. Separar la masa en cuatro partes, envolver tres en film transparente y con la ayuda de un poco de harina, si es necesario, estirar la masa hasta que quede de entre 1,5 y 2 milímetros de grosor.
  6. Con un cuchillo, un rodillo cortador o un accesorio específico para lacitos como el mío, cortar cuadraditos de masa de 4 cm. de lado.
  7. Con la ayuda de una espátula fina o un cuchillo, ir separando cada cuadradito de la mesa, formar los lacitos e ir depositándolos sobre una bandeja.
  8. Repetir los pasos del 5 al 7 hasta terminar con toda la masa.
  9. Una vez formados todos los lacitos, hervir en abundante agua hirviendo con un poco de sal durante 2:30 o 3:00 minutos, según nos guste la pasta más al dente o más hecha.
  10. Retirar la pasta del agua con ayuda de una espumadera, terminar de escurrir en el escurridor y servir enseguida con la salsa.
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo

Recomendaciones:

  • La masa la he estirado con un rodillo, sencillamente. No la he probado en la máquina de pasta, no es necesaria en absoluto.
  • Esta forma de pasta pide una masa muy flexible que podemos conseguir con estas proporciones con la harina de Pastas Gallo. Es posible que al estirarla se pegue ligeramente a la superficie. Podemos evitarlo fácilmente con un poco de harina, pero, eso, con un poco. Cuanta más harina vayamos añadiendo, más se nos secará la masa y más quebradiza quedará a la hora de formar los lacitos.
  • Si en algún momento se nos seca demasiado la masa, con la ayuda de un pulverizador podemos rehidratarla con un poco de agua. Pero, una vez más: un poco. Con una vez que rociemos agua será suficiente. Volvemos a amasar para repartir bien el agua y listo.
  • No pasa nada por que los lacitos se vayan secando una vez formados.
  • Cogerle el punto exacto a la masa parece mucho más complicado de lo que realmente es, de verdad. Confiad en mí.
  • Como os decía al principio, con esta masa se pueden hacer unos ravioli o unos tortellini perfectamente. Pero para pastas largas como los tallarines hará falta más harina.
  • Recordad que la pasta gruesa se debe retirar del agua con la ayuda de una espumadera como la de la foto de más abajo, y no volcándola directamente al escurridor como solemos hacer.
  • Podéis encontrar el punto de distribución de esta harina más cercano a vuestra casa en esta web de Pastas Gallo Sin Gluten.
  • El cortador lo compré en la tienda Casa.
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo
pasta-fresca-lacitos-sin-gluten-gallo-singlutenismo

Colaboración.

Recent Posts

Leave a Comment

Contacto

Escríbeme para lo que necesites. ¡Te contestaré lo antes posible! :)

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

error:
ensalada-de-pasta-y-aguacate-sin-gluten-singlutenismo