In A los fogones, Celebraciones, Comida, Estadounidense, Medio, Pollo, Schär, Sin horno, Sin lactosa, Sin leche

Una de las cosas que quizás más notamos al llegar al mundo sin gluten es la dificultad al comer fuera de casa. Afortunadamente, a día de hoy contamos cada vez con más variadas, mejores y más seguras opciones sin gluten a la hora de comer fuera de casa. De hecho, son cada vez más las cadenas de restauración las que se apuntan a adaptar sus platos para celíacos. Y, si bien estas opciones no suelen incluirse entre las recomendaciones más saludables, sí que es cierto que nos sacan de más de un apuro. Aunque no son lugares a los que ir a comer todas las semanas, ni muchísimo menos, yo soy la primera que se ha visto atrapada en un aeropuerto durante tantas horas que, por muchos porsiacasos celiaquiles que te lleves, necesitas tirar de estas cadenas. Y cuando me ha tocado ir a McDonald’s, me ha fastidiado un poquito no poder comerme una hamburguesa McChicken sin gluten. Así que ya hace tiempo que decidí adaptar esta receta al mundo sin gluten. Además, al hacerla en casa, controlamos perfectamente todo lo que le metemos a la carne y la podemos saborizar a nuestro gusto. Y desde que tenemos el pan de hamburguesa de Schär tan tiernito y tan rico a mano, creo que ha llegado el momento de darnos ese homenaje.

He de decir que esta receta tiene varios trucos que os explico al final de cada forma de preparación. Es una receta fácil, pero según apliquemos o no esos trucos resulta un poquito más laboriosa. En cualquier caso se puede hacer sin recurrir a ellos, pero os dejo aquí todas las opciones para que podáis preparar vuestra McChicken sin gluten casera en función de vuestras necesidades de cada momento. Veréis que esta entrada es larga, pero no tiene complicación alguna. Simplemente he querido detallar bien cada paso para que nadie se me pierda, pero sólo hay que ir haciendo una cosa tras otra, de manera muy sencilla.
hamburguesa-de-pollo-mcchicken-sin-gluten-singlutenismo

Filete de pollo (4 unidades)

Ingredientes:
  • Media pechuga de pollo (unos 350 gramos).
  • Un huevo.
  • Dos cucharadas de Pan Gratí de Schär.
  • 1 cucharadita de ajo molido.
  • Un puñado de perejil fresco.
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de pimienta negra recién molida.
  • Un poco de aceite para dar forma a las hamburguesas.
Preparación:
  1. Limpiar el pollo de toda la grasa posible y trocearlo en dados medianos.
  2. Introducir todos los ingredientes en una picadora y procesar hasta obtener una pasta homogénea.
  3. Separar la pasta en cuatro partes iguales y con las manos enaceitadas formar unas bolas con ellas.
  4. Depositar las bolas sobre una tabla o una bandeja cubierta de papel de hornear y aplastar cada una con la mano hasta obtener unos filetes de aproximadamente un centímetro de grosor.
  5. Tapar con film transparente y meter en la nevera durante toda la noche.
Recomendaciones y trucos:
  • Lo ideal es que cada disco tenga un grosor uniforme; es decir, que no esté el centro más gordo y los bordes más finos.
  • En lugar de hacer bolas, podemos ayudarnos de un aro de emplatar, rellenarlo con la pasta y comprimirlo bien con la ayuda de un vaso. En este caso, será importante enaceitar el interior del aro y la base del vaso para que no se pegue nada, ya que la pasta es bastante pringosa.
  • Las horas en la nevera ayudarán a que se asienten bien los sabores y la masa coja consistencia, de tal manera que sea más fácil manejarla.
  • Si tenéis prisa, podéis meter los discos en el congelador. Además, con los discos congelados será muchísimo más fácil hacer el rebozado. Esto es ideal si vamos a preparar y consumir todas las hamburguesas en el mismo día. Si, por el contrario, queréis preparar algunas y dejarlas congeladas, recordad que no podemos volver a congelar la carne cruda.
hamburguesa-de-pollo-mcchicken-sin-gluten-singlutenismo

Rebozado

Ingredientes:
  • Los cuatro discos de pollo que habíamos preparado antes.
  • 70 gramos de preparado Mix Pan Schär.
  • Media cucharadita de ajo en polvo.
  • Media cucharadita de cebolla en polvo.
  • Una pizca de pimienta negra recién molida.
  • Dos huevos.
  • Pan Gratí de Schär.
Preparación:
  1. Mezclar la harina Mix Pan de Schär con el ajo, la cebolla y la pimienta en un plato hondo.
  2. En otro plato hondo, batir los huevos bien.
  3. En otro plato hondo, cubrir la base con Pan Gratí de Schär.
  4. Sacar los discos de la nevera o del congelador e ir bañando uno a uno primero en huevo y después en la mezcla de la harina y devolver a la tabla.
  5. Volver a meter la tabla en la nevera durante 15 minutos para que se asiente el primer rebozado.
  6. Bañar de nuevo cada disco en huevo y acto seguido en el Pan Gratí bien por cada lado y devolver a la tabla.
Recomendaciones y trucos:
  • Si hacéis este proceso con los filetes sin congelar, veréis que manejar los discos con las manos es algo complicado. Pero si os ayudáis de dos espátulas veréis que es sumamente fácil depositar el disco en el plato de huevo, darle la vuelta entre las dos espátulas y luego pasarlo a la harina o al pan rallado. Una vez en el plato del rebozado yo lo que hago es echarle por encima el rebozado y apretar ligeramente con la mano para que se pegue bien, y después ya le doy la vuelta con las manos.
hamburguesa-de-pollo-mcchicken-sin-gluten-singlutenismo

Hamburguesa tipo McChicken sin gluten

Ingredientes:
  • Unas hojas de vuestra lechuga o verde crudo favorito. Yo he usado cogollos.
  • Mayonesa o un huevo, una pizca de sal y 200 ml. de aceite de oliva virgen extra para haceros vuestra deliciosa mayonesa casera.
  • Una cucharadita de cebolla en polvo.
  • Los cuatro discos de pollo que habíamos rebozado.
  • Aceite de oliva virgen extra para freír.
  • Cuatro panes de hamburguesa Schär.
Preparación:
  1. Calentar el aceite en una sartén y freír los cuatro discos de hamburguesa por los dos lados hasta que estén bien dorados y la carne esté hecha.
  2. Depositar los discos sobre papel de cocina absorbente y dejar escurrir bien.
  3. Lavar y secar bien la lechuga y cortar al gusto.
  4. Hacer una mayonesa con el huevo, la sal y el aceite y mezclarla con la cebolla en polvo.
  5. Calentar los panes de hamburguesa. Podéis hacerlo en el horno, en una tostadora o, mi favorito, en el microondas con una taza de agua al lado. De esta forma, se quedarán blanditos y tiernos.
  6. Montar cada hamburguesa con una base de pan, un disco, la lechuga y la mayonesa untada en el pan superior.
  7. Acompañar de vuestra guarnición favorita y consumir enseguida, ¡que está delicioso!
Recomendaciones:
  • Ten mucho cuidado con la temperatura del aceite. Ya sabes que es importante que esté caliente para que no absorba mucha grasa, pero si está demasiado caliente se quedará crudo el centro y se quemará el borde.
  • Puedes hacer las hamburguesas en el horno, lo cual es una maravilla y mucho más sano que freírlas. Sólo tienes que enaceitar una bandeja, poner las hamburguesas y echarle un chorrito de aceite por encima. Con el horno a 200ºC se harán en un ratito y quedarán deliciosas.
  • El truco para hacer una mayonesa casera infalible es muy sencillo: tenemos que poner el aceite, la sal y el huevo en el vaso de la minipímer y encenderla apoyada en el fondo del vaso sin levantarla para nada. Sólo después de unos tres o cuatro minutos podremos empezar a hacer un movimiento de vaivén que termine de integrar todo el aceite y listo. Vale muchísimo la pena hacérsela casera, no cuesta ni se tarda nada, y es mil veces más rica que la que encontramos en el mercado. Recordad que tenemos que consumirla, como mucho, al día siguiente.
  • El toque de la cebolla en polvo en la mayonesa es lo que la hace más parecida a esa mayonesa del McChicken. Probadla, ¡queda riquísimo! Y, por supuesto, podéis ponerle más o menos cantidad, según os guste. Cuando le vayáis poniendo la cebolla a la mayonesa mezcladla bien e id probándola hasta que quede como más os guste.
  • El pan de hamburguesa de Schär se puede comer tal cual, pero en mi opinión queda mucho más tierno si lo calentamos ligeramente. El truco del microondas es genial: recordad poner un recipiente con agua al lado, que le aportará humedad, y que los panecillos no estén encimados entre sí, sino distribuidos por todo el plato.
  • Por supuesto, podéis añadirle a vuestra hamburguesa todos los ingredientes que queráis: tomate, cebolla, pepinillo… Os he puesto la versión original, ¡pero personalizadla a vuestro gusto!
Recent Posts
Showing 3 comments
  • Sara
    Responder

    Que pintaza tiene Dany muchas gracias!
    Tengo una dudita, en vez de usar el pan rallado de Schar se puede rallar pan casero sin gluten? Quedaría bien?
    Un saludo!

    • Dany Faccio
      Responder

      Hola, Sara! La verdad es que no lo he probado, pero seguro que funciona! Eso sí, ten en cuenta que el pan gratí de Schär es fino y seco, así que el casero tendrás que secarlo bien :)

      • Sara
        Responder

        De acuerdo, gracias!

Leave a Comment

Contacto

Escríbeme para lo que necesites. ¡Te contestaré lo antes posible! :)

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search