In Celebraciones, Navidad
Publicidad

Historia de una resurrección un fracaso

No dudé que este año lo conseguiría. Nunca lo había intentado, y por alguna razón pensé que a la primera vez me saldría. Pero me equivoqué. Hasta el punto de tirar la toalla. Mientras escribo estas líneas, mi rosca está en el horno y aún desconozco el resultado final.

Todo empezó hace casi un año, en Semana Santa de 2013. Carlos le quería regalar a sus sobrinas unas monas de Pascua. Le conté que en mi familia siempre se había comido Rosca de Pascua y me ofrecí a hacerles la versión monera. No tenía tiempo, recursos ni conocimientos para adaptarla al singlutenismo, así que hice la receta original de la sabia Beatricce Bardelli. Manejar con facilidad aquella masa, ver cómo leudaba, ver cómo crecía nuevamente en el horno y se doraba… me hizo prometerme a mí misma que este año haría Rosca de Reyes.

Tras el notable éxito del stollen unos días antes, no había nada que me detuviera. Sólo tenía que volver a adaptar la receta al singlutenismo y al sinlactosismo y ya estaba. La receta era curiosamente similar a la del stollen. Tenía razón la Sabia cuando decía que era la misma receta, aunque yo viera que tenía el doble de mantequilla. Y fue precisamente ese cambio lo que marcó la diferencia. Los ingredientes estaban claros:

fake-rosca-reyes-sin-gluten-singlutenismoCon todo preparado, no lo dudé y me puse manos a la obra:

  1. Tamicé las harinas con la goma xantana y lo puse a un lado.
  2. En un vaso de plástico alto, mezclé la levadura con la leche tibia, una cucharada de azúcar y una cucharada de la mezcla de harinas. Lo dejé espumar mientras hacía el resto de cosas.
  3. Hice un hueco en el centro de las harinas y agregué las ralladuras, el huevo y la yema, el coñac, el jugo de naranja y el azúcar, y lo mezclé sin llegar a usar toda la harina.
  4. Cuando la esponja de levadura se había formado, la agregué al resto de ingredientes y lo mezclé todo bien.
  5. Por último agregué la mantequilla derretida tibia y lo volví a mezclar.

Aquí empecé a notar cosas raras. La masa quedaba mediodura, muy grasienta. Si le agregaba más leche iba a ser indomable, así que me dediqué a golpearla contra la mesa y se fue ablandando poco a poco. Pero seguía teniendo una estructura que parecía rota, y quizás eso podría explicar lo que iba a pasar más tarde. Recordé entonces que la Sabia Bardelli me había dado uno de sus grandes trucos. Consistía en meter una bolita de masa en un vaso de agua calentita. La masa debía aumentar de volumen y flotar, así que lo probé. No llegó a flotar, pero sí quedó más blandita. La reincorporé a la masa y le aportó un poco de humedad, pero se hizo menos manejable, así que decidí no repetir el procedimiento. Echando la vista atrás, pienso que quizás le hubiera hecho bien.

Dejé la masa reposar dentro de un bol tapado con un paño húmedo, como tantas veces había hecho, hasta que duplicara su volumen. Aquí empezó a torcerse todo. Aquella bola no tenía nada que ver con la esponjosidad con la que yo soñaba la pasada Semana Santa. Cuando la recuperé tres horas más tarde, apenas había aumentado de volumen, a pesar de que la masa se veía gasificada. Durante ese tiempo, yo había preparado la crema pastelera (sin lactosa) que Doña Petrona usaba para sus roscas (no olvidemos que yo estaba haciendo la rosca de mi familia, la argentina).fake-rosca-reyes-sin-gluten-singlutenismo

Sin dejarme desesperanzar por la falta de leudado, armé la rosca, con sorpresita y todo. Le hice un canalillo para la crema pastelera, tal y como había observado en las roscas de mi hermano, y lo rellené. La tapé con film transparente sin que tocara nada de la rosca y la dejé descansar toda la noche en la nevera. Ahora me pregunto qué hubiera pasado si hubiera hecho el leudado tradicional.fake-rosca-reyes-sin-gluten-singlutenismo

12 horas de nevera después, mi rosca estaba sin haber subido ni un milímetro y con la masa dura. Decidí, en mi testarudez, meterla en el horno con dos tazas de agua muy caliente para que se fuera atemperando, pero mientras tanto estaba estudiando las alternativas. ¿Haría el roscón de Sandra? ¿Me quedaba sin rosca un año más? Las fuerzas flaqueaban, y por muy segura que fuera la receta, no iba a ser lo mismo.

Volví al horno, a ver cómo evolucionaba mi rosca, y entonces conocí el significado de la palabra esperanza. Unos 15 minutos después, la masa volvía a estar blandita y parecía que se animaba a aumentar un poco de volumen. Entonces me bloqueé. No sabía si dejarla más tiempo, si hornearla antes de que volviera a bajar, si se iba a sobreleudar… Recordé entonces un día en el que le contaba a Carlos que yo de harinas sin gluten no sé nada. Y con este experimento mío se veía más que comprobado. Y pensé en mis maestras, a quienes leo para inspirarme, a quienes acudo en caso de emergencia, quienes me ofrecen sus consejos y su sabiduría sin pedir nada a cambio. Y me vino a la cabeza la Bruja Salomé, de Salado y dulce sin gluten. Ella, en su paciencia y su optimismo, me dio las siguientes indicaciones:

Déjala descansar una media horita para que se active bien y hornéala después. Precalienta el horno, echa un poco de agua en el fondo para que genere vapor. Ponle sólo calor de abajo, para que no se selle y pueda crecer un poquito. Y no te preocupes, que aunque no crezca, de sabor estará bien rico.

Tras la media hora de activación, le puse las frutas en almíbar, las nueces y las almendras por encima. En el proceso, podía oír a mi rosca burbujear, y eso aumentaba mis esperanzas. Se lo comenté a la Bruja, y cuando me dijo que la dejara reposar un poco más, le dije que con el peso no creía que subiera más.

Sigue tu instinto.

Y ese fue el pistoletazo de salida. Con el horno precalentado a 170ºC, puse la bandeja a media altura, con calor inferior. Eché medio vaso de agua en el fondo del horno para que generara vapor y cerré la puerta enseguida.fake-rosca-reyes-sin-gluten-singlutenismo

Media hora después, la rosca parecía haberse expandido un poco. Las frutitas se caían, lo cual era señal de que aquello crecía. Puse entonces el horno a calentar de arriba y abajo y lo dejé 20 minutos más. Por último, apagué el horno y lo dejé reposar 15 minutos dentro.

Mientras tanto, calenté un poco de mermelada de frutos del bosque en el microondas, para que se hiciera más líquida, y al sacar la rosca del horno la pinté con la mermelada.fake-rosca-reyes-sin-gluten-singlutenismo

La rosca parece maciza.

Está un poco blandita, pero no ha crecido.

Quizás acabemos comiendo torrijas.

¿Te ha gustado esta receta?
Recent Posts
Showing 19 comments
  • famalap
    Responder

    Ésta es una de las recetas más difíciles del mundo sin gluten, aún se anda buscando la receta, no perfecta, pero si que aguante bien al menos 24 horas y así seguimos… llevo 15 para 16 años dentro de éste mundo y todavía sigo buscando “la receta”…. Mientras muchos os poníais manos a la masa, yo he estado tomando apuntes, generando un documento word con todo lo que se ha aportado y hay algo claro aún, que como nos rindamos a la primera, no comemos rosca, roscón , o como queramos llamarlo, sin gluten , desde luego, en lo que nos queda de vida….
    La siguiente, mirando tu resultado y “estudiando” el porqué no ha funcionado tu fórmula, será una rosca de la que estarás orgullosa.

    Un apunte, bueno, varios!! Nunca pongas a una masa que tiene que leudar, nada encima, hasta que lo haya leudado.
    Masa dura, quita harina o agrega un huevo o yema más. Verás como algo rico sale,
    Las torrijas rellenas de chocolate, están mortales de ricas!!

    Bicosss

  • Salomé
    Responder

    Dany no desesperes, tómatelo como una rosca de inicio. Encontrarás tu rosca y lo sabes, no te desanimes a la primera.
    Mira lo que me ha pasado a mí este año: nunca hice roscón de reyes hasta el año pasado. Hice 13 pruebas y ya nos salía el roscón por las orejas antes de que llegase el día de Reyes. Hice para ese día seis roscones muy bonitos y muy ricos de sabor, que subieron aunque podían haberlo hecho más. Este año pensaba probar, únicamente, los levados en frío, segura de que doblarían su volumen. Y no ha sido así!! Hice mi roscón como prueba y no recuerdo cual de todos los apuntes que tenía era el bueno. Resultado, un roscón que parece un platillo volante, que ya está rebanado y congelado para hacer torrijas…
    Pero como tenemos un grupo generoso como nunca había visto, Sandra Aspuru me ayudó y me pasó su recetón antes de publicarlo incluso. Es un roscón de 10, si quieres hacerlo tienes el postre asegurado. Ya tengo dos roscones y ahora estoy en los tres que hago para mañana. Me ha salvado del sofocón!!
    Yo no desisto. En cuanto pasen fiestas, un día… no sé cuando, antes de que llegue el próximo invierno, voy a ponerme con mi roscón, mi receta, la que siento y saboreo en la mente igual que tu visualizas tu rosca.
    Que no te pueda un experimento fallido, es el primer eslabón a tu rosca, estoy segura Dany!!!

  • Lupe
    Responder

    Maciza no se si estará pero cariño lleva a raudales.

    Cierto es que nuestras masas no funcionan igual que el resto. Yo no pongo tanto teff porque tarda más en leudar, a lo mejor necesitaba eso aún más tiempo. También puede ser el clima….a saber…

    Pero te digo una cosa: quien no se embarca nunca sabrá si se marea…y tú te has lanzado, que es lo importante. Si esta no está perfecta, la siguiente seguro que si.

    Un besazo preciosa

    • Dany Faccio
      Responder

      Lupe, cada vez que comentas en mi blog me haces llorar jajajajajaja <3

  • famalap
    Responder

    He estado mirando la receta y dices que no es como el roscón de reyes… pues discrepo, porque tiene mismos ingredientes que el que hago yo (que no uso agua azahar), porque en Galicia se usa anís (tu has puesto cognac) y como las bollas larpeiras, se les pone crema pastelera por encima (una vez ha leudado y justo antes de entrar en el horno.

    Un día nos ponemos y yo hago la bolla larpeira y tu la rosca de reyes o pascua (te hace?)

    Bicos

    • Dany Faccio
      Responder

      Sólo digo que en mi época con gluten comí esta rosca y el roscón español y no tienen nada que ver en sabor y textura ;)

  • Marga
    Responder

    Seguro que estaba bueno!!!
    Para la próxima tendrás un roscón perfecto, esponjosito y doradito!! seguro :-)
    Besitos

  • Salomé
    Responder

    Otra vez prueba de no dejarla dentro una vez acabas de hornearla. Esos 15 minutos igual fueron los que te la dejaron macizota.
    Te animaste a hacer una nueva o directamente comeréis torrijas de rosca de reyes?

  • teresavet
    Responder

    Uff, la de piedras que me han salido a mí. .. cada vez que decía en mi casa que iba a empezar con las pruebas de roscón mi marido no sabía si reírse, llorar o echarse a temblar. Y estoy con Famalap.: otro huevo y nada que pese. Ymmucha mucha paciencia. La próxima vez te sale fijo. Un beso!

  • Sandra A.
    Responder

    Jajaja no te desanimes!!!!! Que tu puedes!!!! Has pensado hacer un pudín de Roscón ??? Seguro que el año que viene te sale divino!!!!
    Un besote guapa
    Feliz dia de Reyes!!!

    • Dany Faccio
      Responder

      Al final lo comimos sin hacer torrijas! Eso sí… no era apto para todos los dientes :P :P Nah, no era para tanto, pero ya sabes lo perfeccionistas que somos con esto de presentar cosas en sociedad, verdad? ;)

  • Celiaquines
    Responder

    Tu sabes que las harinas de las que disponemos son una k-kita para recetas como esta, verdad? Venga no te desanimes, al final saldrá. A persistentes no nos gana nadie. Un besazo.

    • Dany Faccio
      Responder

      No, si desanimarme, no… Pero para eso hace falta tomárselo con humor jajaaja :D

pingbacks / trackbacks
  • […] cierto, ¿recuerdan la historia de la torrija que quería ser rosca de reyes? Al final nos la comimos toda sin tostar, torrijear ni nada. Pero sí, necesita un repaso […]

  • […] Con esta mini introducción quiero transmitir una primera idea: no tiréis la toalla. Ya visteis lo guay que me fue el año pasado con mi propio roscón, y es que el laboratorio singlutenista no es moco de […]

  • […] Con esta mini introducción quiero transmitir una primera idea: no tiréis la toalla. Ya visteis lo guay que me fue el año pasado con mi propio roscón, y es que el laboratorio singlutenista no es moco de […]

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacto

Escríbeme para lo que necesites. ¡Te contestaré lo antes posible! :)

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

error:
stollen-sin-gluten-singlutenismotarta-manzana-sin-gluten-singlutenismo